Entradas populares

Páginas vistas en total

miércoles, 31 de octubre de 2012

¿ESTÁMOS PREPARADOS LOS EVANGÉLICOS PERUANOS PARA VIVIR EN LA DEMOCRACIA?

"La Justicia, es un Principio Evangélico y Profético no negociable"

Por: Ubaldo Tejada Guerrero – Analista Global

“El proceso que han vivido las iglesias evangélicas en Latinoamérica y el Caribe, está marcado por dos elementos fundamentales: su inserción y su identidad latinoamericana y caribeña”
(Carmelo E. Álvarez)

Por las características especiales de los peruanos (multicultural y multiétnico), donde existe en el siglo XXI una sociedad nacional emergente (migrante) y un Estado desbordado (obsoleto), es necesario analizar la participación de los evangélicos en el espacio público y proponer lineamientos, que nos permita plantear una agenda pendiente, primero sobre la participación de la comunidad evangélica en la vida social y política en términos, segundo de desarrollo de una reflexión política en perspectiva evangélica, tercero de la articulación de un discurso público, cuarto de su inserción en las organizaciones políticas y movimientos sociales, quinto el ejercicio de una ciudadanía consciente y responsable y sexto del compromiso ético en la acción política.


Bíblicamente, la perspectiva socioeconómica con el rescate de la propiedad (seguridad social y económica para todos) y la perspectiva ecológica con el descanso de la tierra (defensa del medio ambiente); en el año del jubileo del libro de Levítico, resaltan la verdad espiritual del reino de Dios que llegó al mundo con Jesucristo.


Esta muy claro que la vida en el Espíritu, no se alcanza mediante un ritual religioso, sino por el ejercicio de profundas relaciones humanas, resumidas en estas tres palabras: fe, esperanza y amor. La espiritualidad descubre, por tanto, a Dios en el amor, empatía, la misericordia, el respeto al que piensa diferente y el aprecio por todos los que aman a Dios y al ser humano, así la espiritualidad en tiempos de globalización, no es individualista, ni mucho menos motivo de división: es holística.

En la actualidad, en épocas de globalización, la mayor parte de los partidos han dejado de lado la ideología de sus raíces políticas, hablan en el fondo y en la forma los que sus votantes incondicionales quieren oír, y sólo están preocupados por alcanzar el poder para después aferrarse a él de una u otra forma. Para conseguir esto último entran en una desenfrenada carrera por ofrecer más que sus oponentes, prometiendo en vísperas de las elecciones todo lo que no fueron capaces de hacer desde el gobierno o proponer desde la oposición durante la anterior legislatura; al final resultan haciendo lo contrario a su propuesta o cambian en el camino.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS NECESARIAS


Los ciudadanos evangélicos peruanos, necesitan respuestas urgentes a preguntas como:

¿Qué factores explican la presencia de ciudadanos evangélicos en el espacio público?
¿Qué experiencias se han ido acumulando en este campo desde el punto de vista de los objetivos, motivaciones y preparación para la acción política?
¿Cuáles son las tareas pendientes de los actores políticos de confesión evangélica?
¿Qué debería hacer un cristiano al que se le pide disciplina de partido a la hora de votar sobre algo en lo que está convencido que su partido no lleva la razón o que es injusto y contrario a los intereses generales o a los principios de Dios?


Por lo general, y salvo raras excepciones, los políticos no cristianos o los cristianos nominales sólo denuncian los fallos o delitos de sus correligionarios movidos por rencores o intereses particulares egoístas, pero un cristiano verdadero debería denunciar siempre el mal, y no participar de él sencillamente por el deseo de hacer la voluntad de Dios (Ef 5.11).

POSICIONES EVANGÉLICAS SOBRE "POLÍTICA"

Lo cierto que en el campo protestante peruano, está tan dividido en política como en otros asuntos, no hay una posición unánime. Estamos convencidos de que en muchos lugares existen posiciones loables, establecidas al amparo de la Palabra de Dios y mantenidas desde la fe y el amor cristiano, pero quisiera subrayar aquellas que no me parecen adecuadas:


En primer lugar está la de aquellos que consideran que la “política es algo tan sucio y pecaminoso” que no se debe nombrar entre los cristianos. Quienes así piensan dejan a los cristianos sin los principios bíblicos adecuados que les permita cumplir de forma sabia y responsable con sus deberes cívicos, a riesgo que por falta de conocimiento perezca su pueblo.

En segundo lugar están los que "no quieren entrar en política" de forma declarada y abierta, porque consideran que es indecoroso hacer tal cosa. Las posiciones políticas previas de éstos evangélicos, que las tienen sin ningún tipo de duda, se presentan revestidas de una inexistente “neutralidad política” y de un lenguaje religioso “espiritualista” que termina influyendo en el voto del electorado dando la falsa imagen de que éste ha ejercido sus obligaciones cívicas mediante su propio discernimiento y responsabilidad cristiana.

En tercer lugar existen, en menor proporción, gracias a Dios, líderes evangélicos que están convencidos de que tienen que indicar a su grey cuál es el partido político al que han de votar si quieren ser buenos y fieles cristianos. Los púlpitos de estos ministros evangélicos se convierten durante las elecciones en espacios de captación de votos para un determinado partido político, y las congregaciones en votantes potenciales de los mismos, o finalmente de “te deums” a favor de Presidentes o de “cultos de acción de gracias” donde se da bendiciones a sus candidatos preferidos.

LOS PRÍNCIPIOS BÍBLICOS Y LA POLÍTICA

“La tierra no se venderá a perpetuidad, porque la tierra mía es; porque vosotros forasteros y extranjeros sois para conmigo” (Lv 25:23)


El principio de reconocimiento de los más capaces y preparados para liderar y presidir a la comunidad cristiana (Hch 6.1-7) (1 Tes 5.12-13) es igualmente válido y de aplicación a la elección de aquellos que han de gestionar y administrar a la comunidad civil. Según este principio, el cristiano debe elegir con su voto a aquellos que:

1) Que sean más capaces y estén mejor preparados para ejercer como gobernantes.


2) Que tengan unas propuestas políticas más justas y solidarias que las de sus oponentes.

“Además escoge tú de entre todo el pueblo, varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez” (Ex 18:21)

Obviamente desde el punto de vista cristiano cuando hablamos de capacidad y preparación (meritocracia) no queremos que esto se confunda con criterios tecnocráticos, como los que se maneja desde una concepción neoliberal desde el Ministerio de Economía en el Perú.


Precisemos bien los conceptos, el Estado no es una empresa que emplea sus recursos y esfuerzos sólo para generar beneficios de crecimiento económico (macroeconomía). El Estado es más semejante a una familia (microeconomía) en la que hay gastos que no son rentables pero que son necesarios (educación, salud, pensiones, salarios).

ACTITUDES Y APTITUDES POLÍTICAS

Cuando hablamos de elegir a los gobernantes atendiendo a criterios de capacidad y de preparación, queremos decir lo siguiente:

1) Que los candidatos al gobierno civil deben cumplir un mínimo de requisitos morales, al igual que deben hacerlo los candidatos a liderar la comunidad eclesial (Hch 6.1-7) (1 Ti 3.1-13) (Tit 1.6-8). Esto significa que un candidato a ocupar cualquier cargo político debe ser una persona integra, honesta y veraz.


Un candidato sorprendido en probadas mentiras, fraudes, crímenes, inmoralidad, etc., no puede ser votado por un cristiano. Otra cosa es que el cristiano no tenga mucho donde escoger y tenga que elegir al candidato menos malo, lo cual nunca debe ocurrir, pues el concepto cristiano de “tibieza” también se aplica a la vida política.


2) Que los candidatos al gobierno tengan la preparación académica y/o profesional necesaria para ejercitar el cargo que les corresponda (1 Ti 3.6). Ambas cosas son importantes, no es suficiente ser "buena persona", humanamente hablando, para ser un buen gobernante. El buen gobernante debe ser al mismo tiempo una "buena persona" y un “buen gestor” de la parcela social que le toca administrar. Esto último debe acreditarlo de alguna manera, no es suficiente la propia declaración de intenciones.

Ante este panorama hemos de preguntarnos si la generalidad de los evangélicos peruanos están debidamente informados por las Escrituras de cuáles son sus deberes políticos; y si a la hora de votar, buscan la influencia de Dios, o si, por el contrario, actúan siguiendo los mismos criterios de adhesión política que tienen aquellos que no son creyentes.

Da la impresión de que algunos evangélicos apoyan una opción política de forma incondicional, sin ejercer ningún tipo de discernimiento sobre la conducta moral individual y colectiva de sus líderes, o de las políticas seguidas por éstos y las consecuencias sociales de las mismas. Todo lo que "su partido" hace les parece bien, no importa que se blasfeme el nombre de Dios o se haga una oposición a su pueblo o a los principios fundamentales de su santa Ley.

Creo que es necesario que estos evangélicos tomen en cuenta urgentemente cuáles son los principios bíblicos generales que debe orientar la participación política individual y colectiva de los cristianos.

OBLIGACIONES DE CIUDADANÍA CRISTIANA

Si los cristianos no se ocupan de la política serán administrados inevitablemente por personas no creyentes que podrían ordenarles hacer cosas contrarias a su fe (Hch 4.18-19). Si "pasan" de consideraciones políticas no podrán quejarse de las leyes o medidas que les perjudiquen como cristianos o como ciudadanos (Hch 22.25-29).


Es necesario recordar que la Biblia orienta al cristiano en todos los asuntos de la vida incluyendo el de sus derechos y deberes con las instituciones políticas y sociales.


El apóstol Pedro se dirige al pueblo de Dios como aquel "linaje escogido" que ha "alcanzado misericordia" para ser una "nación santa", por lo que sus integrantes son "extranjeros y peregrinos" en esta tierra que deben abstenerse de los "deseos carnales que batallan contra el alma" (1 P 2.9-11).


La principal y prioritaria ocupación de un cristiano es procurar la santidad propia (He 12.14) cf (Mt 6.33) (1 Tes 5.17-24) y llegar a ser "sal" y "luz" para salvación de otras personas (Mt 5.13-16).

Pero esta búsqueda prioritaria de las cosas eminentemente espirituales no significa que pueda olvidarse de que está en un mundo del cual el Señor no ha querido quitarle (Jn 17.15), y del cual forma parte como ciudadano

DERECHOS Y DEBERES CÍVICOS 

1) El cristiano debe vivir junto con aquellos que no son cristianos manteniendo una conducta ejemplar (Ética).


2) El cristiano vive en un mundo que dispone de instituciones humanas que gestionan y ordenan la vida en comunidad y a las que debe someterse y honrar (Estado de Derecho).


3) El cristiano forma parte de una sociedad con normas sociales (Democracia representativa y participativa, y en algunos casos directa), que regulan el trabajo, la buena convivencia, etc., que debe aceptar y guardar (1 P 2.12-21).

ALGUNOS RETOS DEMOCRÁTICOS

1. El interés de muchos líderes evangélicos en participar en el terreno político, desde la gestoría social hasta la negociación para obtener algunas candidaturas.


2. Defensa del carácter laico del Estado, aunque advierto que, paradójicamente, cuando algunos dirigentes intentan incidir políticamente lo hacen desde modelos teocráticos o hierocráticos (instituciones de dominación), para desde ahí tratar de implantar cambios morales, que se entiende como un retroceso debido a que la sociedad peruana debe ser laica y plural (No mezclar Iglesia-Partidos Políticos o Iglesia-Estado).


3. Los cristianos deberían procurar formar parte de las instituciones públicas de las siguientes formas: a) mediante acciones individuales que les permitan ocupar cargos en la administración de justicia o en el funcionariado público, y, b) mediante participación en partidos políticos que les permitan acceder a cargos de gobierno y de gestión o administración pública.


4. Papel efectivo de los creyentes evangélicos en la sociedad y a la necesidad de superar la visión en torno a que sólo ante a procesos electorales se despierta el interés de las iglesias, que muchas veces terminan manipuladas.


5. Retomar la definición de la iglesia y la religión donde entenderemos la primera como una “institución de orden social que tiene como función principal la formación de valores éticos en los individuos y su propagación en la sociedad”; por la segunda entendemos la práctica de la iglesia, la base ideológica en que se basa su prédica y su comportamiento.


6. No debemos esperar encontrar propuestas políticas de orientación cristiana, ni propuestas políticas perfectas en políticos que no son cristianos.


7. Debemos leer y comparar todas las propuestas de todos los partidos buscando aquellas que en general propongan mejores cosas intentando discernir las oportunistas y engañosas de las sinceras y con viso de ser cumplidas.


8. En las propuestas de un mismo partido debemos valorar las que suponen beneficios económicos con otras que pueden recortar libertades (económicas, de información, políticas o sociales) o ir en contra de nuestras creencias fundamentales. ¡Que no nos compren por un plato de lentejas!


9. Debemos valorar la calidad humana de los políticos y la gestión de sus partidos en la anterior legislatura, contrastando la información que sobre ellos se ofrece en los diferentes medios de comunicación.


10. Debemos distinguir en los medios de comunicación aquellos espacios que ofrecen información, sin más, de aquellos otros que son espacios de opinión, manejados desde las potestades del poder. Cuidado con los titulares de los primeros que pueden condicionar nuestra valoración final de la información presentada.


11. No debemos dejar que los medios de comunicación con una marcada tendencia política nos adoctrinen y nos conviertan en fanáticos y sectarios adeptos de un determinado partido político. Un cristiano es alguien que debe "examinarlo todo" para después "retener lo bueno" (1 Tes 5.21), por lo que debe contrastar cualquier información antes de tomar una opinión.


12. Por honestidad intelectual debemos conversar con personas que tengan diferentes ideologías políticas para contrastar opiniones, vigilando el tono y los sentimientos posteriores a las mismas con esas personas para saber si hemos realizado este intercambio ideológico cristianamente.


13. Únicamente los aspectos político-electorales están muy presentes en la conciencia de los líderes de las comunidades evangélicas, debido a que no se entiende adecuadamente como un “campo de misión”, como lo fueron en su momento la educación y la atención a la salud, descontando, por supuesto, su obsesión por el crecimiento numérico y no por el desarrollo humano.


14. Las iglesias necesitan llevar a cabo un proceso de aprendizaje democrático, junto con muchos sectores sociales del Perú, donde la democracia es directa (caso rondas campesinas y etnias selváticas).


15. Debemos desmentir la posibilidad de ofrecer cifras de votos “garantizadas” a los partidos ya existentes, pues el país está inmerso en un largo proceso de superación de las prácticas y hábitos corporativistas, con nuevos actores étnicos (serranos y selváticos).


16. Es muy necesaria la canalización de voces nuevas e informadas al interior de las iglesias para alertarlas y así poder superar la ingenuidad que manifiestan muchos líderes y miembros de las asociaciones religiosas, cuando se ven involucrados en la vorágine electoral y en su rol con el Estado.


17. El pensamiento social evangélico es un pensamiento comprometido con la justicia y la democracia, esto es, adonde se articula el pensamiento teológico. A partir de ahí, los vientos democráticos, que lamentablemente no han surgido de las iglesias, han “redimido” a algunas de ellas, quedando en el tintero otras.


18. Es posible reconsiderar las bases para las autoridades del Estado, encargadas del registro de las iglesias, que siguen creyendo que el trato con las mismas sólo es posible a partir del trato con las cúpulas, lo cual obliga a las iglesias a desmarcarse de dicho comportamiento, al no tener una presencia social pertinente con su comunidad evangélica desde el mismo cuerpo de Cristo.


19. Una de las tareas más urgentes, es la participación y evaluación evangélicas de los “proyectos de Nación”, “proyecto de Carta Magna” así como de los “Planes de Gobierno” que ofrecen los partidos políticos para discernir y emitir un voto razonado.


20. Hacer un llamado a los candidatos presidenciales a desarrollar sus campañas sin descalificaciones personales, tomando en consideración que la majestad del cargo a la cual aspiran, debe ser ejemplo orientador para toda la nación y no una excusa para que los jóvenes se alejen de la política.


21. Realizar todas los esfuerzos para que las elecciones locales, regionales (2,014) y nacionales (2,016) en el Perú, sean de reflexiones legítimas y no para dividir a los peruanos.


22. Proyectar los avances en materia de libertad e igualdad religiosa, para tener un Perú, donde no prime el criterio denominacional de las iglesias, de membretes institucionales, o la opción partidaria de los ciudadanos evangélicos, porque al final Dios está en el control de todo.


23. Por último debemos orar a Dios para que nos ayude a discernir lo mejor y guíe nuestro voto y el del resto de la nación. No olvidemos que lo que suceda finalmente será la voluntad de Dios (Lam 3.37), y que, como cristianos, tendremos que aceptar y someternos al gobierno, con una participación activa desde la sociedad civil, aunque no le hayamos votado (Ro 13.1-5).







FUTURO DEL DÓLAR: CENTAVOS DE PLÁSTICO

Por: Salvador Capote

Les sugiero un sencillo experimento. Pongan unos cuantos centavos estadounidenses (“pennies”) acuñados antes de 1982 en el platillo de una balanza sensible, e igual número, pero acuñados con posterioridad, en el otro platillo. Observarán ustedes que desciende el que contiene los fabricados antes de esa fecha. Esto se debe a que en 1982, por causa del alto precio del cobre, la Reserva Federal ordenó su reemplazo por zinc en las monedas de un centavo. A partir de entonces los “pennies” son de este metal en un 95.5 % y sólo están cubiertos superficialmente por una delgada capa de cobre. Actualmente, le cuesta más al gobierno acuñar “pennies” y “nickels” (75 % cobre, 25 % nickel) que el valor de estas monedas. Fabricar un “penny” cuesta 2.4 centavos, y 11.2 centavos fabricar un “nickel”.

¿Con qué se pueden sustituir el zinc y el cobre?.

El estaño y el acero son caros y un “penny” construido de aluminio costaría no menos de dos centavos. El plomo es más barato pero tóxico. Una historia parecida se repite con el “nickel”. ¿Qué hacer? ¿Eliminarlos como moneda circulante?. Pero el problema no está en el “penny” ni en el “nickel” sino más arriba, en el dólar, que desde la creación de la Reserva Federal en 1913 ha perdido el 95 % de su poder adquisitivo. En otras palabras, si el dólar vale ahora 5 centavos (un “nickel) comparado con su valor hace casi exactamente un siglo, el “nickel” y el “penny” actuales valen 1/4 y 1/20 de centavo respectivamente.

La administración Obama ha solicitado al Congreso permiso para degradar la acuñación y se esperan medidas que acerquen el costo de manufactura al valor nominal. Esta situación ha sido aprovechada por la ultraderecha norteamericana para responsabilizar al gobierno actual por la pérdida de valor de la moneda pero, en realidad, como demuestran los gráficos publicados por el “Board of Governors” de la Reserva Federal (2011), en los últimos cuarenta años los descensos más bruscos en el valor del dólar tuvieron lugar durante el segundo período presidencial de Ronald Reagan y en ambos períodos de George W. Bush.

Degradación de los Imperios.
La historia indica que la degradación de los imperios se acompaña de la degradación de sus monedas. En Roma, el envilecimiento de la moneda condujo a un círculo vicioso que terminó con la destrucción del imperio. El denario, que originalmente se acuñaba con plata pura, al terminar el siglo I tenía un contenido de plata de 81 %; al comenzar el siglo III sólo el 43 % era plata y hacia mediados de ese mismo siglo el contenido de este metal se había reducido al 0.5 %. Por ultimo, a la caída del imperio romano el denario contenía solamente un 0.02 % de plata y nadie lo aceptaba ya como pago.

El dólar tiene los pies de barro pues sólo posee actualmente el amparo de factores subjetivos: la confianza y la percepción de mutua conveniencia, ambas muy resquebrajadas. Su respaldo en oro es historia antigua mientras que su vulnerabilidad está en aumento constante desde hace varias décadas.

Para Kevin Phillips, columnista de “Los Angeles Times” (1), los puntos vulnerables del dólar son los siguientes:

(a) La venta por bancos centrales extranjeros de grandes cantidades de dólares con el fin de diversificar sus reservas.
(b) La vinculación con el dólar de las monedas de algunos países como China, Arabia Saudita y los Emiratos Arabes Unidos.
(c) El cese de la venta del petróleo en dólares y la exigencia de otras divisas, como euros o yenes, por los países de la OPEP y productores independientes. (d) El llamado “mercantilismo monetario” o tendencia de los principales países productores de petróleo o de poderosos exportadores de productos industriales, de acumular cantidades de divisas extranjeras muy por encima de las reservas normales de un banco central.
(e) La utilización de estas reservas en exceso (trillones de dólares) obtenidas a través de la exportación de recursos naturales y el superávit comercial, mediante fondos de riqueza soberana (“sovereign wealth funds”), entes que pueden manejar los ahorros nacionales con fines de inversión.

Podrían añadirse otros dos puntos:

(f) El creciente cambio de carácter, de largo a corto plazo, de las inversiones extranjeras en la deuda de Estados Unidos. Las inversiones a corto plazo son más exigentes e impredecibles y sus motivaciones más inciertas.
(g) El abandono del dólar por la práctica de intercambiar directamente bienes y servicios entre países del Tercer Mundo, como ocurre entre Venezuela y países del Caribe.

Dólar: pronóstico reservado.
Con tantos puntos vulnerables, el pronóstico de la salud del dólar es, cuando menos, reservado. Cualquiera de los señalados es vital para la estabilidad financiera de Estados Unidos. Es tal su importancia que, por ejemplo, se ha señalado como una de las causas principales de la invasión a Irak, la decisión del gobierno de Sadam Hussein de prescindir del dólar en la comercialización del petróleo.

Lawrence Summers, Secretario del Tesoro en la administración Clinton, advirtió: “Mucho se ha discutido sobre la dependencia de Estados Unidos de la energía extranjera, pero la dependencia del país del ‘cash’ extranjero es todavía más perturbadora. En realidad, los países que acumulan divisas y bonos del tesoro de Estados Unidos en sus bancos poseen también la prosperidad de Estados Unidos en sus manos. Esta perspectiva debiera inquietar a los norteamericanos”. (2)

Si los romanos hubiesen conocido el plástico, es posible que sus últimos emperadores hubiesen ordenado la acuñación de denarios con este material. De igual modo, no sería extraño ver en circulación, en plazo breve, “quarters”, “dimes”, “nickels”, “pennies” y hasta dólares de colección, fabricados con plásticos de colores metálicos; pero, con estas monedas ridículas, ¿qué sería entonces de la “estabilidad económica” que se supone proporciona la Reserva Federal? ¿de la confianza global en el sistema capitalista? ¿del prestigio imperial tan altanera y cruentamente conquistado?.

Notas:

(1) Kevin Phillips: “Bad Money”, Viking, 2008, p.145.

(2) Lawrence Summers, Foreign Policy, July 1, 2004.

martes, 30 de octubre de 2012

La integración desde una perspectiva cristiana

La integración desde una perspectiva cristiana

Jacqueline Alencar.
29 DE OCTUBRE DE 2012


La multiculturalidad necesitaba de la interculturalidad, que no es otra cosa que el respeto e igualdad entre los diferentes .

Una reciente mesa redonda sobre la integración de los jóvenes inmigrantes, celebrada en el Colegio Mayor Fonseca y cuya moderación se me encargó, generó en mi interior un buen número de reflexiones que ahora quisiera compartir.

Dicha mesa redonda estuvo organizada por el Instituto de Estudios Iberoamericanos de la Universidad de Salamanca, la Asociación Munas y el Grupo de Mujeres de la Iglesia Evangélica de Paseo de la Estación, formando parte de la amplia programación de Salamanca Latina, un Foro Anual que cuenta con una considerable participación de instituciones y asociaciones salmantinas.

El fenómeno de la inmigración es algo nuevo en España. En los últimos años vimos cómo contingentes de personas oriundas de distintas partes del orbe llegaban al país, principalmente de América Latina, Marruecos, así como de los países del Este, especialmente de Rumanía, Bulgaria…

En el caso de los latinoamericanos, pensamos que son más los aspectos que nos unen, como el idioma, el proceder de las antiguas colonias, algunas comidas, la música que tanto ha penetrado en tierras de la Península. Pero cada país tiene sus características, su idiosincrasia ; unos sabores, texturas, formas de expresar afectos…

Y el encuentro muchas veces se torna en desencuentro cuando las culturas chocan como dos placas tectónicas que propician los seísmos. Y de pronto vemos en la sociedad cómo uno u otro bando se imponen la aculturización, que no es ni más ni menos que “acoger una cultura que no es la propia, desintegrando la suya, pero no por voluntad propia” . No obstante, la diversidad, lo diferente, debería ser un factor que mejore, enriquezca, madure entre los unos y los otros.

Nadie debería avergonzarse de querer mantener su identidad sazonada con la del otro. Unos comiendo churrasco argentino o boliviano con gotas de chimichurri. O un tostón con salsa de rocotos.

Miro datos estadísticos que expresan que ciertos niños y adolescentes, hijos de inmigrantes, sufren el rechazo por causa del color, ideas políticas, nacionalidad o religión de sus progenitores. Muchos han nacido en el país de acogida, o llegaron cuando apenas estaban descubriendo el mundo que les rodeaba. La llegada no fue fácil. Los cambios se agolpaban uno tras otro: nueva casa, colegio, barrio, palabras distintas para expresar una misma cosa… Y no había tiempo para que se diera un proceso normal de adaptación. La familia necesitaba un sustento urgente. Un fenómeno nuevo no tiene tiempo para generar la infraestructura necesaria que facilite el engranaje. Los colegios, las instituciones, necesitan acondicionarse.

La multiculturalidad necesitaba de la interculturalidad, que no es otra cosa que el respeto e igualdad entre los diferentes . Implica diálogo, comprensión, paciencia, ceder, compartir el espacio por partes iguales. Cada uno percibiendo la realidad a su manera, pero tolerándose en un plano de igualdad.

Alcanzar una sociedad más justa, solidaria, con valores… es tarea de todos. Todos deberíamos arrimar el hombro porque lo que sucede en ella nos va a afectar. Dentro de mis cuatro paredes todo puede ser perfecto, incontaminado, pero alguna vez voy a tener que salir y me daré un encontronazo con la realidad, el día a día de ahí fuera.

Me daré de cara con la intolerancia, con mi irresponsabilidad social por no salir de mi gueto particular. Sigo diciendo que no podemos mantenernos al margen de cumplir con nuestra misión de ser sal y luz. ¿Sal y luz? Estas expresiones no son normales en la calle, ni en mi vecindario. Ni en las plazas de mi ciudad. Ni en sus caminos que son muchos. ¿Es que no ven en mí algo que marca la diferencia?

¿Que actúo para que alcancemos una convivencia pacífica, y facilito el entendimiento entre culturas, propiciando la comunicación, el aprendizaje, el respeto entre ellas? Hay mensajes que no necesitan palabras. Sólo basta el ejemplo, el reflejo de Cristo en nosotros . Diferentes, pero por eso. Basta con dejar caer unas gavillas para que el que es diferente las recoja. ¿Acaso no lo mandó Dios a su pueblo escogido?:

“Cuando recojas la cosecha de tu campo y olvides una gavilla, no vuelvas por ella. Déjala para el extranjero, el huérfano y la viuda. Así el Señor tu Dios bendecirá todo el trabajo de tus manos”. […] Cuando coseches las uvas de tu viña, no repases las ramas; los racimos que queden, déjalos para el inmigrante, el huérfano y la viuda. Recuerda que fuiste esclavo en Egipto. Por eso te ordeno que actúes con justicia” (Deut. 24:19-21) NVI.

“Ya he retirado de mi casa la porción consagrada a ti, y se la he dado al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda… conforme a todo lo que tú me mandaste…”, debían decirle a Dios en signo de obediencia.

Dios había diseñado los caminos que propiciaban una convivencia basada en la obediencia a sus mandamientos, donde los excluidos tenían cabida en medio de su pueblo. Compartían de las bendiciones recibidas en la tierra que les había dado. Era un gesto voluntario. Reverente. Como vemos, la hospitalidad no era una asignatura optativa.

A nadie le debía de faltar el sustento, ni los derechos ni las obligaciones. Cuánto cuidado tenía Dios por los diferentes, por los que se habían acogido bajo sus alas. Como Rut, la moabita, que no era judía entre las judías, no obstante, llegó a formar parte de la genealogía del mismísimo Jesús, el Hijo de Dios. Y lo sigue teniendo. No dijo que eso era para una determinada época.

Quizás nosotros no hemos venido de otro país, de los bajos fondos de la exclusión social, de la marginación, pero sí hemos sido esclavos en Egipto, y liberados por pura gracia . Y ahora podemos decir que las cuerdas nos han caído en lugares deleitosos y es hermosa la heredad que nos ha tocado. Hemos sido blanco de la mirada amorosa de Jesús, de su gracia que nos ha salvado. Un regalo, decimos. ¿Seremos capaces de darlo a otros? Quien recibe de gracia debe dar de gracia. ¿Facilitaré el proceso de la interculturalidad en mi casa, en la iglesia, en la sociedad?

Abro la Biblia nuevamente, me dirijo al Antiguo Testamento y no necesito buscar mucho para encontrar, en los textos legales, nuevas pautas sobre el trato a los inmigrantes :

“Cuando algún extranjero se establezca en el país de ustedes, no lo traten mal. Al contrario, trátenlo como si fuera uno de ustedes. Ámenlo como a ustedes mismos… Lev. 19.33-34.

La directriz es que tuvieran derecho a la situación de bienestar de la que gozaban los israelitas. Estamos hablando de justicia social. De legalidad. De amor. Claro, ¿acaso puedo dudar de tener un Dios que es Juez justo? Y el Hijo, nada más iniciar su ministerio, señaló que seguiría la estela de su Padre.
No necesitamos repetir lo que dijo, otra vez, su forma práctica de hacerlo lo dice claramente. Su Amor por los pobres de espíritu, por los cautivos… por los que necesitaban de la hospitalidad en la casa de Jehová, donde hay mesa aderezada, donde la copa está rebozando… Él mismo iría a preparar morada, se adelantaría para recibirnos a lo grande.

Cada vez me adentro más en estas reflexiones y siento que no tengo escapatoria en esto de amar como Él ama. Pienso que ejemplo tenemos. Basta sólo con mirar a nuestro alrededor para percibir la hospitalidad de Dios. Cómo ha preparado cada detalle para que podamos vivir con comodidad en este mundo. Cómo da muestra de tanta generosidad a pesar de lo que somos.

Cómo nos acoge bajo sus alas pues “ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús” (Gálatas 3.28).

Ante tanta facilidad, ¿por lo menos no he de intentar seguir este paradigma que Dios me muestra? Acogiendo, siendo hospitalarios… estaremos sirviendo a Dios .

“El que presta algún servicio, hágalo como quien tiene el poder de Dios… Así Dios será en todo alabado…”.

Así estaremos mostrando la Esperanza que hay en nosotros.

Autores: Jacqueline Alencar

©Protestante Digital 2012


La Reforma que trastocó Iglesia y mundo hace 495 años

31 de octubre, Día de la Reforma.

La Reforma que trastocó Iglesia y mundo hace 495 años   30 DE OCTUBRE DE 2012, MADRID

El 31 de octubre de 1517, víspera de la fiesta católica de Todos los Santos, Martín Lutero dio a conocer públicamente sus tesis, y el impacto fue tal que se señala esa fecha como el comienzo de la Reforma protestante.


Para unos, Lutero es el ogro que destruyó la unidad de “la” iglesia, la bestia salvaje que holló la viña del Señor, un monje renegado que se dedicó a destruir las bases de la vida monástica. Para otros, es el gran héroe que hizo que una vez más se predicara el evangelio puro de Jesús y la Biblia, el reformador de una iglesia corrupta.

Él cambió el curso de la historia al desafiar con valentía el poder del papado y del imperio, sosteniendo puntos de vista contrarios a la práctica y ordenanzas de la religión establecida, el catolicismo romano, por considerarlas contrarias al contenido de la Biblia.

La principal doctrina evangélica que Lutero alzó contra el sistema ritualista de penitencias fue que la salvación es por gracia solamente, no por obras . La chispa que movió al monje vino probablemente en 1515, cuando Lutero empezó a dar conferencias sobre la Epístola a los Romanos, pues él mismo dijo después que fue en el primer capítulo de esa epístola donde encontró la respuesta a sus dificultades.

LARGA LUCHA

Esa respuesta no vino fácilmente. No fue sencillamente que un buen día Lutero abriera la Biblia en el primer capítulo de Romanos, y descubriera allí que “el justo por la fe vivirá”. Según él mismo cuenta, el gran descubrimiento fue precedido por una larga lucha y una amarga angustia, pues Romanos 1:17 empieza diciendo que “en el evangelio la justicia de Dios se revela”. Según este texto, el evangelio es revelación de la justicia de Dios.

Estuvo meditando de día y de noche para comprender la relación entre las dos partes del versículo que, tras afirmar que “en el evangelio la justicia de Dios se revela”, concluye diciendo que "el justo por la fe vivirá".

La respuesta que encontró Lutero fue sorprendente. La “justicia de Dios” no se refiere en la carta a los Romanos, como piensa la teología tradicional, al hecho de que Dios castigue a los pecadores. Se refiere más bien a que la “justicia” del justo no es obra suya, sino que es don de Dios. La “justicia de Dios” es la que tiene quien vive por la fe, no porque sea en sí mismo justo, o porque cumpla las exigencias de la justicia divina, sino porque Dios le da este don. La “justificación por la fe” no quiere decir que la fe sea una obra más sutil que las obras buenas, y que Dios nos pague esa obra. Quiere decir más bien que tanto la fe como la justificación del pecador son obra de Dios, don gratuito.

En consecuencia, continúa comentando Lutero acerca de su descubrimiento, “sentí que había nacido de nuevo y que las puertas del paraíso me habían sido franqueadas. Las Escrituras todas cobraron un nuevo sentido. Y a partir de entonces la frase ‘la justicia de Dios‘ no me llenó más de odio, sino que se me tornó indeciblemente dulce en virtud de un gran amor”.

  PRUDENTE Y RESERVADO

Lutero parece haber sido un hombre relativamente reservado, dedicado a sus estudios y a su vida espiritual. Su gran descubrimiento, aunque le trajo una nueva comprensión del evangelio, no lo llevó de inmediato a protestar contra el modo en que la Iglesia católica entendía la fe cristiana . Al contrario, nuestro monje continuó dedicado a sus labores docentes y pastorales y, si bien hay indicios de que enseñó su nueva teología, no pretendió contraponerla a la que enseñaba el catolicismo.

Cuando por fin decidió que había llegado el momento de lanzar su gran reto, compuso noventa y cinco tesis, que debían servir de base para un debate académico . En ellas, Lutero atacaba varios de los principios fundamentales de la teología escolástica, y por tanto esperaba que la publicación de esas tesis, y el debate consiguiente, serían una oportunidad de darle a conocer su descubrimiento al resto de la Iglesia.

CONTRA EL LUCRO

La controversia fue mayor de lo que Lutero se proponía. Lo que había sucedido era que, al atacar la venta de las indulgencias de Juan Teztel en Alemania, Lutero se había atrevido, aún sin saberlo, a oponerse al lucro y los designios de varios personajes mucho más poderosos que él.


Según Lutero, si es verdad que el Papa tiene poder para sacar las almas del purgatorio, ha de utilizar ese poder, no por razones tan triviales como la necesidad de fondos para construir una iglesia, sino sencillamente por amor, y ha de hacerlo gratuitamente (Tesis 82). Pero aunque muchos abrigaban tales sentimientos, nadie protestaba, y la venta continuaba.

LAS 95 TESIS

Lutero clavó sus famosas noventa y cinco tesis en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg. Esas tesis, escritas en latín, no tenían el propósito de crear una conmoción religiosa. Lutero dio a conocer sus tesis la víspera de la fiesta de Todos los Santos, y su impacto fue tal que frecuentemente se señala esa fecha, el 31 de octubre de 1517, como el comienzo de la Reforma protestante y la reafirmación de que la Palabra de Dios es el punto de partida y la autoridad final de la Iglesia y de toda teología.

La mayoría de historiadores conviene en que Lutero remitió sus tesis al Arzobispo de Maguncia, al Papa, a algunos amigos y a otras universidades en esa fecha. Con todo, las tesis fueron impresas muy pronto, y antes de 1518 habían sido extensamente leídas por toda Europa.

REACCIÓN Y CISMA

Su impacto sorprendió al propio Lutero. Las autoridades religiosas vacilaron, sin embargo, en condenar a Lutero. Este último continuará discutiendo con teólogos partidarios de las doctrinas de Roma, por ejemplo, con Johann Eck en la famosa disputa de Leipzig de 1519.

Las 95 tesis son finalmente condenadas definitivamente el 15 de junio de 1520 por la bula Exsurge Domine del papa León X. Lutero, entonces abiertamente en conflicto con la Iglesia católica, es excomulgado a principios del año siguiente.

El Papa León X exigió que Lutero se retractara por lo menos de 41 de sus tesis, pero el monje alemán, ya famoso en toda Europa, rechazó esta exigencia públicamente en la Dieta de Worms de 1521 jugándose la vida. Era el paso definitivo para lo que luego sería la reforma protestante.

Fuentes: Histª del Cristianismo

Editado por: Protestante Digital 2012

CENTRO IZQUIERDA, GANA ELECCIONES MUNICIPALES DE CHILE 2012

Martes, 30 de Octubre de 2012



En 345 comunas de todo el país, donde compitieron más de 11 mil candidatos.
La oposición de centro-izquierda, se impuso a la derecha gobernante en la elección de alcaldes en todo Chile; alcanzó el 43,65% de los votos, frente al 38,03% que obtuvo el oficialismo de derecha

SANTIAGO, CHILE (28/OCT/2012).-

La oposición de centro-izquierda se impuso a la derecha gobernante en la elección de alcaldes en todo Chile de este domingo, las primeras con voto voluntario y donde se registraba una baja participación, según un primer cómputo oficial con el 58,29% de las mesas escrutadas.
La oposición, que reúne a socialistas, democratacristianos, socialdemócrata y radicales, y que en esta elección sumó al Partido Comunista en algunos distritos, alcanzó el 43,65% de los votos, frente al 38,03% que obtuvo el oficialismo de derecha, que había vencido en las elecciones locales de 2008.
La centro-izquierda, que gobernó Chile por 20 años tras el fin de la dictadura de Augusto Pinochet, se impuso en la alcaldía de Santiago con Carolina Tohá, exministra del gobierno de la socialista Michelle Bachelet, que le arrebató el municipio al ultraconservador Pablo Zalaquet.
En otra de las contiendas emblemáticas de este domingo, la centro-izquierda se impuso en el municipio de Providencia, en Santiago, donde la candidata independiente Josefa Errázuriz venció al excoronel del Ejército y ferviente partidario del exdictador Pinochet, Cristián Labbé, quien gobernó el municipio por los últimos 16 años.
Errázuriz, socióloga y dirigenta vecinal que hasta hace nueve meses era una completa desconocida, se impuso con el 55,21% de los votos, frente al 44,65% que obtuvo Labbé, en el éxito de una campaña que tuvo a las redes sociales como su principal aliado.
En los comicios de este domingo los chilenos votaron por alcaldes y concejales en 345 comunas de todo el país, donde compitieron más de 11 mil candidatos.
Éstas son las primeras elecciones desde la instauración del voto voluntario, que suprimió la necesidad de una inscripción previa que debían hacer los mayores de 18 años, lo que los obligaba a votar de por vida.
La nueva normativa amplió el padrón a más de cinco millones de nuevos electores, totalizando un universo de más de 13,5 millones de potenciales votantes. No obstante, contabilizados el 58,29% de las mesas, habían votado en las elecciones de alcalde poco más de 3,4 millones de electores.

lunes, 29 de octubre de 2012

LA BIBLIA, LA INJUSTICIA SOCIAL, LA POLÍTICA Y LOS HIJOS DE DIOS

imagen
INTRODUCCIÓN

En más de alguna oportunidad hemos tocado el tópico acerca del sistema económico que impera hoy en mundo y que es parte del modelo que va a dar la bienvenida al anti cristo.
Este es el afamado modelo de política neo liberal que se mueve en la locomotora llamada globalización y que apunta a favorecer la macroeconomía, a los grandes inversionistas y las entidades multinacionales. Con este modelo, se despreocupa la microeconomía, la equidad en la distribución de las riquezas y la calidad de vida de los trabajadores.
Este breve y escueto análisis, que a priori podría ser catalogado como una propaganda comunista o algo así, no es parte de un color político, sino que es la realidad del mundo actual que corre tras un “nuevo orden mundial” cuyo gobernante final será el dictador que la Biblia lo describe como la bestia.


Imagen

LA BIBLIA, LOS POBRES, LOS RICOS Y LOS HIJOS DE DIOS

imagen

Hoy, la globalización abarata un par de zapatos, pero encarece cada día más el pan, el aceite o el azúcar. Todo sube y los sueldos se mantienen intactos. Los gobernantes parecen estar ausentes frente al reclamo del trabajador, la vida se hace cada día mas cara, mientras que los gobernantes pregonan que la economía esta mas sana y mas fuerte que nunca. El precio del cobre se duplica y nadie lo percibe en sus ingresos. Quien no tiene recursos, se muere en una asistencia pública, se limita a una paupérrima educación o se asola en diminutas viviendas, que mas que casas, son verdaderos guetos.

Los empresarios no tienen voluntad en mejorar la calidad de vida de sus trabajadores. Los horarios, las exigencias y las leyes han sido diseñadas y están destinadas para favorecer a los ricos de este mundo y por consecuencia, para desfavorecer a los pobres. En otras palabras, los ricos son cada vez mas ricos, y los pobres siguen en la cadena de su indigencia. Pero ¿Qué dice la Biblia acerca de esta situación tortuosa? ¿La iglesia tiene algo que decir al respecto?

La Biblia habla con mucha claridad de la actitud opresora y abusadora de los poderosos de este mundo.

El apóstol Santiago escribe un pasaje, que a mi juicio, es una bofetada cruda y solemne para aquellos que tienen puesta su confianza en las riquezas de este siglo y que abusan de su condición:

“¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán. Vuestras riquezas están podridas, y vuestras ropas están comidas de polilla. Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado tesoros para los días postreros. He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros; y los clamores de los que habían segado han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos. Habéis vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos; habéis engordado vuestros corazones como en día de matanza. Habéis condenado y dado muerte al justo, y él no os hace resistencia.” Santiago 5: 1-6

El texto de Santiago es suficientemente decidor y no resiste otra interpretación. La cruda reprensión y advertencia que Dios les hace a los ricos de este siglo, cuyo implícito apelativo asignado es el de lobos rapaces, es por decir lo menos sorprendente.
Lo maravilloso del texto es cuando se revela que el clamor del trabajador sube a los oídos del Señor. Muchos de los hijos de Dios somos empleados de alguna empresa, y constantemente tenemos que presenciar situaciones reñidas con la justicia y con la equidad. El escenario es hostil y a veces se torna desesperante. Frente a esto, aparece el hermoso texto de Santiago que nos llena de paz y nos impulsa a depositar nuestra esperanza en las promesas de Dios por sobre las mentirosas promesas de los hombres. El complemento y sello de la bendita esperanza revelada en el texto analizado, esta en el verso siguiente cuando dice:

“Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor” Santiago 5:7

El llamado del Señor para con sus hijos es a tener paciencia aguardando la bienaventurada venida del Salvador, quien dará por concluido nuestro peregrinaje y desarmará este triste y lóbrego escenario de injusticia social y de explotación. Note que el llamado no es a lidiar o a revolucionar las clases sociales como lo plantea el comunismo o la teología de la liberación, porque bien sabemos que quien pondrá orden y justicia es el Señor Jesucristo cuando regrese a la tierra. ¿Podemos los creyentes esperar en las promesas de los hombrecitos que se esmeran por mejorar al planeta, o de los gobernantes que pretendiendo arreglar la calidad de vida de la gente solamente la empeoran? ¿Podemos esperar justicia en este mundo? La Biblia lo responde con absoluta claridad. No debemos esperar en las promesas de los hombrecitos, antes bien debemos esperar en las promesas de Dios:

“Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” 2 Pedro 3:13

imagen

Dios, entre todas sus virtudes, es justo y su actuar esta lleno de justicia, y será esta la característica de la nueva creación cuyo Rey de reyes, será el Señor Jesucristo. Ciertamente que estamos en medio de una generación llena de injusticias, pero nuestra esperanza debe estar puesta mas allá del sol.

EN NOMBRE DE LOS POBRES

Si tuviéramos que describir a un político, sea del color que sea, creo que coincidiríamos en calificarlo como un demagogo, charlatán o alguien que vive prometiendo cosas que él mismo sabe que no puede ni quiere cumplir.
En la Biblia aparece un leve discurso del político contemporáneo; aquel que en nombre de los pobres, oculta sus mas bajos instintos de rapiña. Me refiero a Judas cuando acusa de derroche el haber derramado el perfume de nardo puro en la persona de nuestro Señor Jesucristo, argumentando que con esos 300 denarios se podría haber ayudado a los pobres:

“¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres?” Juan 12:5

Lo interesante es que la Biblia aclara que Judas no dijo eso porque estaba preocupado de los pobres, sino porque era ladrón:

“Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella” Juan 12:6

imagen

Así también, al igual que el traidor Judas, los poderosos de este siglo embetunan sus discursos y adornan su cínica oratoria con palabras como las de Judas, pero el espíritu de las mismas, esta lleno de conveniencia y de avaricia.
Por cierto, y es menester enfatizar esto: que Jesús no vino a predicar un evangelio social como lo reclama el comunismo y como lo presenta la teología de la liberación; veamos como se complementa la enseñanza del pasaje tratado:

“Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros...” Juan 12:8

Cristo no vino a entrenar guerrilleros, a capacitar teólogos de liberación o a formar lucha de clases. Su evangelio trasciende de lo meramente secular y se proyecta hacia la eternidad futura. Cristo aborda la riqueza y pobreza espiritual por sobre la material y la voz del evangelio aborda el asunto de nuestro pecado y de la salvación de nuestra alma.
La palabra categórica del Salvador fue: “...a los pobres siempre los tendréis con vosotros...” que vino a ser como una suprema mordaza para frenar la compulsiva lengua del traidor que de labios hablaba en pro de los pobres, pero su corazón estaba lleno de codicia.
Como vemos, en nombre de los pobres se han elevado los mas conmovedores discursos y se han derramado las mas gélidas lagrimas, pero la pobreza solo culminará cuando Cristo vuelva para reinar mil años, y no antes.
Nuestra posición como cristianos no debe ser como los antiguos zelotes que por vía de la fuerza, del caos y de la violencia querían cambiar el sistema.
Nuestra energía ha de ser puesta en la gran comisión de predicar el evangelio y todo el consejo de Dios, esperando con ansias el regreso de nuestro amado Salvador y Señor Jesucristo.

Imagen

LA BIBLIA, EL CREYENTE Y LA POLÍTICA

Existen varias posturas acerca de si un creyente puede o no participar en política. Se elevan algunos argumentos, utilizando el caso de José o de Daniel para afirmar que un creyente puede llegar ser parte de una facción política y desde ahí influir con la voz del evangelio.
Hemos visto varios casos de personas que se dicen creyentes y que militan en partidos políticos, que han postulado a cargos edilicios y parlamentarios y algunos osados, hasta han corrido la carrera tras el sillón presidencial.
Es necesario comentar lo siguiente. Toda la escritura es útil y es para nuestra enseñanza. No obstante, no todas las cosas son una regla o una medida estándar para aplicarla como modelo a nuestra vida. Por ejemplo, la circuncisión, las fiestas solemnes, la leyes de purificación o la poligamia de algunos reyes, de ninguna forma son el molde que un hijo de Dios debe seguir. El trato de Dios con cada uno de sus hijos no es idéntico ni se sujeta a un estándar.
A esto, se debe agregar el análisis de la dispensación en la cual se desarrolla tal o cual pasaje de las escrituras. Como dijo un connotado predicador: “Reconoced los períodos y las escrituras armonizarán por sí solas.”
Proponer que porque José llegó a ser uno de los principales en el gobierno de Egipto, nosotros los hijos de Dios debemos correr carreras parlamentarias y relacionarnos con la política, es torcer las escrituras. Decir que porque Daniel escaló en el gobierno durante la deportación a Babilonia, los cristianos debemos aspirar a cargos municipales o parlamentarios, también es torcer las escrituras.
Creo oportuno elevar la Palabra de Dios frente a este tópico, y más aún cuando se levantan tantos argumentos y llamativos pendones de apreciaciones subjetivas y lejos de la voluntad de Dios.
En primer lugar, veamos que ejemplo nos deja nuestro Señor Jesucristo con su testimonio y sus palabras.

“Y les dijo: Id, y decid a aquella zorra : He aquí, echo fuera demonios y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra” Lucas 13:32

Los fariseos, acostumbrados a coquetear con las autoridades y de aprovechar coyunturas políticas, le dicen a Jesús que huyera porque Herodes le quería matar, no obstante, la respuesta del Señor fue una verdadera bofetada a los religiosos y un solemne insulto al político de turno. Me parecería muy extraño oír algún sermón con palabras tan fuertes y categóricas como las de nuestro Señor Jesucristo, y sobre todo en este tiempo de tanta dulzura y medias tintas de los predicadores.
Cristo nunca busco el beneplácito de las autoridades. Además, los mismos religiosos confirmaban que el estatus, conocimiento y alta estirpe de los gobernantes y del clero, jamás podrían creer en las enseñanzas de Jesús.

“¿Acaso ha creído en él alguno de los gobernantes, o de los fariseos? Mas esta gente que no sabe la ley, maldita es” Juan 7:48

Para ellos, los que seguían y creían en Jesús, eran gente vulgar, sin conocimiento y la consideraban maldita. Ellos no estimaban las palabras de Jesús y ni siquiera las analizaban según el mismo Nicodemo les enrostra.
Por otra parte, la Biblia nos enseña que nosotros, los hijos de Dios somos embajadores. A veces olvidamos que somos embajadores de Cristo en este mundo, y bien sabemos que un embajador no puede inmiscuirse en la política contingente del país en que está, por más que desee aquello. Si un embajador delibera como extranjero en términos políticos, es expulsado y considerado persona “Non grata”
Nuestra postura frente a Dios debe ser tanto o más rigurosa que la que plantea el protocolo internacional. Somos proclamados embajadores de Dios cuya patria es la celestial, la por venir y no es el mundo (2 Corintios 5:20)
Que falta nos hace reivindicar la condición de peregrino dentro del pueblo de Dios y de sentir la convicción de que nuestra verdadera patria es la celestial.

“Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo” Filipenses 3:20

Amados, aún queda camino por recorrer y esperemos que sea pronto la venida de nuestro Señor y Salvador. Es cierto que estamos en un mundo hostil, lleno de peligros, de aflicción y de tentaciones, pero no es menos cierto que Cristo viene pronto a levantarnos de este mundo de maldad para ponernos en los lugares celestiales. Que así sea. Amén. ¡Maranata!








Perú visto desde el extranjero




Por: Ruth Sánchez Hart


Probablemente muchos de los peruanos y peruanas que lean estas líneas no quisieran estar en la situación que hoy me encuentro (fuera de Perú) teniendo que escuchar cada vez que alguien se entera que soy peruana lo siguiente: “es muy decepcionante observar que en Perú haya gente humilde que apoya a K. Fujimori”.

Aunque todos (dentro y fuera del país) sabemos que la mayor parte de los medios masivos de Perú se han parcializado, haciendo una abierta campaña publicitaria a favor del retorno del fujimorismo al poder, no ha sido imposible para el ojo clínico del lector o televidente, enterarse que la señora Fujimori es la representante de una mafia de ladrones y violadores de los derechos humanos, cuyas manos están manchadas de mucha sangre.

Cualquier persona interesada con un mínimo de seriedad, sobre la actual situación política de Perú, encuentra en la información alternativa (que no aparece en los grandes medios limeños), la catadura moral, política y cultural de la que está compuesta Fuerza 2011. Les llama la atención cómo las empresas periodísticas peruanas pueden haber descendido tan bajo, recurriendo a manipulaciones, calumnias y mentiras contra el candidato de Gana Perú. No logran entender porqué defienden la corrupción y las violaciones de los derechos humanos del pasado gobierno de Fujimori-Montesinos, y quieren otra vez, que la mafia vuelva a gobernar el país.

Gracias a la información que circula por la web y a los recientes reportajes periodísticos provenientes de distintos lugares como Gran Bretaña, Holanda, España, Argentina, México, Brasil, Japón, etc., gente de diversas nacionalidades empiezan a comprender el peligro que acecha a Perú si el candidato Ollanta Humala no gana las elecciones el próximo 05 de junio.

Pero me enrostran más aún, cuando se enteran que soy cristiana, porque también están informadas que hay algunos sectores pertenecientes a las iglesias evangélicas que están apoyando al fujimorismo. Me preguntan ¿si acaso la ética cristiana es compatible con la mentira, la corrupción, las esterilizaciones forzadas, las desapariciones, los asesinatos y el robo al erario público? La verdad, no es fácil para mí explicarles la actitud de esos evangélicos. Otros hermanos en la fe, me cuestionan ¿cómo es posible que haya evangélicos que creen en Dios, y sin embargo apoyan a Fujimori, tal como lo hace el cardenal Cipriani quien ha dicho que los derechos humanos son una cojudez?

Gracias al acceso que tengo a distintas redes sociales, puedo informarles que existe un importante sector de cristianos (el “Colectivo Evangélicos/as por un Perú Digno”), constituido por jóvenes, estudiantes, profesionales, pastores, teólogos, profesores, que desde hace varias semanas vienen realizando un arduo trabajo, para impedir que la corrupción vuelva al poder. Trato de dar explicaciones, diciéndoles que tengo la esperanza que, en estos días que faltan para las elecciones, el pueblo peruano –y especialmente el pueblo evangélico-, apuesten por un nuevo país, votando por el cambio en Perú.

Publicado por Semillas de Esperanza en 06/03/2011

El Opus Dei en el Perú

La secta de la Iglesia Católica

por Edgar González Ruiz


El Opus Dei en Perú es una las fuerzas más reaccionarias que existen. Su objetivo dominar, controlar e incorporar las clases dirigentes del país antes que todo para ejercer su poder. El cardenal de Lima, Juan Luis Cipriani Thorne, a la cabeza de este movimiento, es un personaje por demás controvertido dentro del clero peruano, lo mismo que lo es, en el plano nacional e internacional, el grupo al que representa, el Opus Dei, y al cual solicitó su admisión el 10 de junio de 1962.


JPEG - 32.5 KB  
FOTO: El ex presidente peruano Alberto Fujimori y sus más cercanos colaboradores. Actualmente en fuga en el Perú, país que lo juzga. Fujimori fue procesado por la justicia peruano por diversos crímenes y delitos de lesa  humanidad y en el 2,012 ha solicitado indulto humanitario, a través de sus hijos ante el Presidente Ollanta Humala.
 
a lucha contra los métodos anticonceptivos, la despenalización del aborto y el reconocimiento de la diversidad sexual, son otros tantos aspectos de una moral sexual represiva que con increíble énfasis ha estado promoviendo Juan Pablo II, quien para ese objetivo ha encontrado sus mejores aliados en los grupos más conservadores de la Iglesia Católica y en la ultraderecha estadounidense que detenta el poder en ese país, y cuya política militarista hace implausible toda apelación a una supuesta «defensa de la vida» como argumento propagandístico contra el aborto y los anticonceptivos: resulta que la jerarquía católica parece tener menos escrúpulos en aliarse con un gobierno genocida como el de Bush que en aceptar que las mujeres violadas puedan usar la anticoncepción de emergencia.



La reciente campaña contra la ministra peruana de Salud, Pilar Mazetti es evidentemente una vendetta de la extrema derecha católica, vinculada a grupos internacionales, por su valiente defensa de dicho método, condenado por la jerarquía católica.



Desde hace años, ese activismo conservador ha sido impulsado por personajes relacionados con grupos provida internacionales, como Luis Solari de la Fuente, cabeza de la campaña contra Mazetti; Fernando Carbone, dirigente provida y ex ministro de Salud, y Héctor Chávez Chuchón, al igual que Carbone relacionado con un grupo provida con sede en Miami.



Promueven también el activismo católico conservador en Perú otros personajes de quienes son conocidos sus vínculos con grupos como el Opus Dei, que, como en otros países de América Latina, cuenta con gran influencia en la jerarquía, el empresariado, los medios educativos y asistenciales y los círculos políticos.



«...un hombre raro, oscuro» que llegó a ser el consejero espiritual del dictador



El cardenal de Lima, Juan Luis Cipriani Thorne es un personaje por demás controvertido dentro del clero peruano, lo mismo que lo es, en el plano nacional e internacional, el grupo al que representa, el Opus Dei, y al cual solicitó su admisión el 10 de junio de 1962.



Cipriani Thorne es hijo del oftalmólogo limeño Enrique Cipriani Vargas y de Isabel Thorne y tiene once hermanos. Estudió la primaria en el Colegio del Inmaculado Corazón (de 1949 a 1953) y la secundaria en el Colegio Santa María (1954-60). Es ingeniero industrial y como tal trabajó en la compañía W. R. Grace, de 1967 a 68. Cuando era estudiante, ingresó al equipo nacional de básquetbol. Antes de ordenarse sacerdote, se dedicó a la «promoción del campesinado» en el Valle del Cañete.

Estudió en el Seminario Internacional de la Prelatura del Opus Dei, en Roma, y se doctoró en Teología por la Universidad de Navarra, también del Opus Dei.



Ha sido vicario regional del Opus Dei en Perú, cargo que dejó al convertirse en obispo de Ayacucho, en plena zona de operaciones de Sendero Luminoso, a partir de 1995. Su gestión como tal fue controvertida. Por un lado, desde el punto de vista de la jerarquía se ha elogiado su labor en esa zona y se ha resaltado como uno de sus mayores logros el de haber reabierto el seminario mayor de Huamanga, que permaneció cerrado durante 38 años. Por el contrario, sus críticos han cuestionado su actitud hacia el poder peruano, como su «entusiasmo...por la política de pacificación del Gobierno, la bendición que soltó sobre la cuestionada ley de Amnistía y la displicencia con que ha tratado el tema de los desparecidos».



Más, aún, se le ha señalado como «representante del totalitarismo católico que se alió a la dictadura delincuencial de Fujimori, acalló masacres y crímenes masivos en Ayacucho y propició a través del soplonaje con adminículos electrónicos (versión de gente que estuvo en la embajada) la masacre de emerretistas que tomaron en 1997 la sede diplomática nipona».



Ni Cipriani ni la jerarquía han podido responder categóricamente a varias de esas críticas.



En lo concerniente al acercamiento con Fujimori, Cipriani ha respondido resaltando su oposición a ese gobierno en asuntos como la planificación familiar y las esterilizaciones, lo cual sólo subraya el carácter reaccionario de Cipriani y de la organización al a cual pertenece, pero a la vez el propio Cipriani ha reconocido su acercamiento con Fujimori en lo que tiene que ver con el problema guerrillero.



En entrevista difundida por la agencia Zenit el 26 de febrero de 2001, es decir, apenas cinco días después de haber sido nombrado cardenal, Cipriani negó ser «parte del sistema de Fujimori» y dijo que con ello se «ha querido crear una especie de caricatura».



Sin embargo, en la misma ocasión dijo: «...Yo tuve un trato de cercanía con el presidente, pues fui arzobispo de Ayacucho, la cuna del terrorismo de Sendero Luminoso hasta 1999. Cuando surgió entre la población ese deseo enorme de acabar con el terrorismo, yo me encontré en el centro mismo del problema. Eso me hizo ver con frecuencia a Fujimori y hablar con frecuencia sobre el modo de llegar a la pacificación».
Al mismo tiempo se autodescribe como uno de los críticos «más duros» de Fujimori «en algunas cuestiones, como por ejemplo, en su campaña contra la familia, que incluía programas masivos de esterilización y de control demográfico. También fui uno de los más criticaron la aceptación del señor Montesinos. Cuando se hace esta caricatura es porque se intenta maltratar la imagen de monseñor Cipriani...».


Cipriani ha declarado también tener «el orgullo» de no conocer a Vladimiro Montesinos, de quien Cipriani ha dicho: «era un hombre raro, oscuro».


Montesinos estaba al frente del SIN cuando se produjo la crisis de la invasión de la embajada japonesa en Perú, por parte de un comando del grupo Túpac Amaru, en diciembre de 1996.


Dentro de ese drama se desarrolló un episodio bastante raro y oscuro en el cual aparece como protagonista Cipriani Thorne, quien fue designado por la Santa Sede como integrante del grupo de garantes para lograr una salida pacífica del conflicto y donde participaban también el embajador de Canadá: Anthony Vincent y el jefe de la Cruz Roja, Michael Minning.


La designación misma de Cipriani fue y ha sido fuertemente cuestionada. Por ejemplo, algunos analistas han dicho que «...en Perú el Opus Dei ha creado una coalición de empresarios, banqueros y políticos que dieron su apoyo al presidente Alberto Fujimori. Cuando los rebeldes de Túpac Amaru asaltaron la embajada japonesa manteniendo rehenes durante 126 días, Fujimori nombró intermediario al arzobispo Juan Luis Cipriani, de la diócesis montañosa de Ayacucho, por encima del arzobispo de Lima, cardenal Augusto Vargas Zamora, un jesuita».


El 28 de abril de 1997, los periodistas Javier Espinosa y Adolfo Mena, de El Mundo, afirmaron que Cipriani fue el encargado de llevar a los rehenes una guitarra y un cuadro del Sagrado Corazón en los que se ocultaron los micrófonos que permitieron al ejército conectarse con un rehén, el almirante Giampetri y coordinar el asalto final tras el que serían masacrados todos los miembros del MRTA.


En defensa de Cipriani, la agencia ACI ha señalado que «gracias a sus gestiones personales, además de calmar a los cautivos con palabras de serenidad y confianza en Dios, intercedió eficazmente para que fueran saliendo algunos enfermos o especialmente afectados por la difícil situación».


Nótese que esta defensa de Cipriani no es en realidad una refutación de las denuncias públicas contra él, pues es perfectamente posible que Cipriani haya auxiliado emocional y espiritualmente a los rehenes y a la vez que pusiera los micrófonos para ayudar a combatir a los guerrilleros.


En una carta enviada a Caretas el 11 de marzo de 1999, Cipriani respondía a un artículo sobre el Opus Dei difundido en un número anterior (1558) de ese medio.


Según Cipriani, el periodista «calumniaba» al Opus Dei al atribuirle pretensiones de influencia en la Pontifica Universidad Católica del Perú donde presumiblemente Cipriani alentaba la presencia de directores espirituales.


La respuesta de Caretas fue enérgica: «En la crítica de Rospigliosi no hay maltrato insidioso de la Iglesia Católica, la PUCP o al Opus Dei. Monseñor es liberal con los calificativos pero conservador en sus miras. Admitirá que su figura es discutida dentro de la grey católica peruana y que declaraciones como las que recientemente anunciaron que ni siquiera había hojeado el informe del Departamento de Estado sobre la situación de los derechos humanos en el Perú (y que abarca mandamientos como el de no matar) no le generan una simpatía ecuménica. Su fuerza reside más en sus relaciones con los sectores conservadores del Vaticano y con el presidente Fujimori que con la comunidad católica, y eso debiera preocuparle».


Acerca de su propia historia y motivaciones, Cipriani hizo declaraciones sorprendentes a la Agencia Zenith, en la entrevista difundida por ella el 26 de febrero de 2001: «...cuando cumplí 18 años, un sacerdote del Opus Dei me preguntó si pensaba en la posibilidad de seguir a Dios...Cuando Dios quiso, pasó de cerca y tocó a la puerta. Siempre me pregunto: ¿por qué entré al Opus Dei? No lo sé. Ciertamente la llamada era clara, pero ¿qué es lo que me hizo pensar en ello? Yo no me puse a calcular. ¿Cómo he llegado a ser sacerdote? Pues no lo sé tampoco. ¿Y obispo? ¿Y, ahora, cardenal?... Puedo dar respuestas pero en realidad no las hay. No es la suma de unos cálculos. ¿qué saco? ¿qué pierdo? ¿cómo será?...Yo nunca he calculado».


En la misma entrevista, Cipriani reconoce en los siguientes términos la dificultad de sostener actualmente las doctrinas de la Iglesia Católica y relaciona su propia actitud con su pasado como deportista: «La vida para un hombre que quiere ser leal, hoy en la Iglesia, es una auténtica lucha. No podemos decir que la Iglesia de hoy es sinónimo de éxito. Al revés. El Papa lo dice muy bien: no es lícito buscar popularidad cuando la doctrina de la Iglesia es impopular. Ese luchar, que es muy deportivo, hoy es algo diario...».


Respecto de la lucha actual del catolicismo conservador con otras ideologías, Cipriani afirmó en esa misma ocasión: «...en América Latina, al tener menos medios económicos, al tener menos cultura, parece que el secularismo ha tenido menos armas para atacar a la religiosidad popular».


Cabe añadir que Cipriani ha publicado varios libros sobre temas ideológicos y religiosos, como: La virtud de la prudencia en Santo Tomás, el ensayo sobre el matrimonio, Personalidad y amor conyugal y la Paz, fruto de la solidaridad. Reflexiones sobre la necesaria solidaridad cristiana, que está relacionado con su trabajo como prelado de Ayacucho, donde fue publicado en diciembre de 1991.


También escribió el Catecismo de doctrina social. Conoce tus derechos (Editorial Navarrete, 1987). Según ACI, en España y América Latina se han vendido más de 50 mil ejemplares de ese libro.


Además ha publicado el folleto La Natalidad a la Luz del Magisterio Católico (Ayacucho, 1995) y un texto escolar de Educación Familiar (1998).


Por su activismo provida, Cipriani ha sido calurosamente elogiado por Thomas Euteneuer, de Human Life Internacional, transnacional provida vinculada al Vaticano y al gobierno de Bush. Euteneuer ha calificado a Cipriani como un «prelado provida sin igual».


Según Euteneuer, Cipriani «ordena a sus sacerdotes negar la comunión a cualquier político que apoye el aborto. Ciertamente el no teme a la opinión pública...».


Euteneuer relata que Cipriani ofició en la catedral de Lima la misa con la que se clausuró en noviembre de 2002 el cuarto congreso nacional sobre los métodos de planificación familiar, la misma que fue televisada a todo el país y donde Euteneuer se opuso a toda excepción en la penalización del aborto.


Antes, el 20 y 21 de septiembre de 2002, se había llevado a cabo en Lima el Congreso Internacional de Bioética, inaugurado por Juan Luis Cipriani y con la participación, entre otros, de Juan de Dios Vial Correa y Elio Sgreccia Presidente y Vicepresidente de la Pontificia Academia para la Vida, respectivamente, con temas como estatuto epistemológico de la bioética, la identidad del embrión humano y consideraciones éticas sobre la clonación y las células estaminales. Cipriani deploró «los nuevos riesgos que despiertan las potenciales intervenciones sobre la vida vienen a sumarse a la difusión de crímenes ya conocidos y que son manifestaciones comunes de la vigente cultura de muerte, como son el aborto tradicional o el aborto químico».

 

JPEG - 15.7 KB

El parlamentario peruano Agustín Mantilla aceptando un soborno de 30,000 dólares de lasmanos de Vladimiro Montesinos.


Según informó ACI el 4 de noviembre de 2002, en su homilía dominical por la fiesta de San Martín de Porres, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, además de referirse a ese santo peruano, «resaltó la importancia del sacramento del matrimonio y señaló que al formar un hogar "es para toda la vida"».
«No juguemos con el amor, y recordemos que cuando uno da su palabra y se casa, es para toda la vida; porque Dios siempre estará allí para ayudarte y para que formes una familia», agregó.”
A fines de noviembre de 2002 en una de sus misas dominicales en la Catedral de Lima, el cardenal Cipriani se pronunció enfáticamente en contra el aborto, y llamó «cobardes» a quienes no lo denuncian. Señaló que atacar la vida dentro del vientre materno es un asesinato y por lo tanto, la fuerza de la ley de dios debe caer sobre las conciencias de quienes lo cometan. «La iglesia no acepta el aborto bajo ninguna condición», aseguró e indicó que se debe ser más respetuoso del amor conyugal, y establecerse una cultura de respeto a la persona humana.
Días después, el cardenal de Perú aclaró que sus expresiones en contra de la legalización del aborto en la Constitución no tuvieron «el deseo de plantear ningún tipo de maltrato contra nadie». Dijo: «Si alguna expresión mía no ha sido de lo más adecuada, yo la retiro con todo cariño..... Si hay alguna cosa que maltrata o hiere a alguien, no es ese el sentido de mi palabra», indicó en declaraciones a la prensa. El Arzobispo de Lima señaló que su pronunciamiento sobre el aborto sólo pretendió «hacer sentir nuestra voz de que reflexionen sobre esto tan importante que es la defensa de la vida».
El 4 de marzo de 2002, refiriéndose a los artículos periodísticos que critican el celibato sacerdotal a partir algunos escándalos, Cipriani afirmó que «la esencia de la Iglesia está en el Señor Jesús y no los escándalos que aparecen en los periódicos de crónica roja». «Ama a tu Iglesia, ya que la Iglesia es Cristo, no es el escándalo de unos periódicos», dijo el Purpurado ante una asamblea que colmaba la Catedral primada.
«La Iglesia no quiere esconderlo, no, tenemos debilidades y defectos, pero un buen padre a su hijo enfermo no lo abandona, sino que lo cura, lo cuida, y lo trata con cariño», agregó. El cardenal aseveró que la bondad de Dios, a pesar de nuestros pecados, «incluso admite la impertinencia de maltratar la santidad de la Iglesia, sobrellevando las fallas de un sacerdote o de un escándalo totalmente organizado que encuentra un gran eco».
gún difundió la agencia ACI el 20 de mayo de 2002, el cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, lamentó la decisión de algunos sectores gubernamentales de aplicar la llamada «ideología de género» en importante proyectos vinculados al desarrollo del país. Durante la homilía de la misa que presidió en la catedral de Lima, el purpurado consideró que «los intentos por promover en el país ideologías que tratan de eliminar todas las diferencias entre hombre y mujer, son totalmente ajenas a nuestra realidad cultural».



De acuerdo con ACI, el cardenal se refería al alarmante avance de la ideología de género en ámbitos del gobierno tanto en convenios internacionales suscritos por el Ministerio de Relaciones Exteriores, como a través del Ministerio de Promoción de la Mujer, controlado por Cecilia Blondet, una militante feminista. «Se está creando una situación que obedece a un colonialismo cultural, por la que nos quieren imponer desde el mundo desarrollado una política para que no haya ningún tipo de distinción en lo que es una realidad: el hombre y la mujer son diferentes y complementarios», afirmó el Cardenal.



El Arzobispo primado agregó luego que «cuando se plantea este tema en una ley, o una reforma constitucional, estamos hablando de algo más serio, fruto de esa globalización que se comienza a extender por muchos países de Europa, pero que es totalmente ajena a nuestra realidad cultural», manifestó. El Primado de la Iglesia peruana afirmó que ciertos aspectos de la ideología de la globalización están viciados y son negativos, pues «se aproximan a la persona humana como consumidora, como compradora, y no se abre a la dimensión de la familia, el amor, la amistad, o el matrimonio».



La ideología de género, señaló el Cardenal Cipriani, «ve todo desde el punto de vista cuantitativo, y sólo sabe preguntarse ¿cuántos niños hay que alimentar?, ¿cuántas mujeres hay que hacer abortar?».



El 6 de junio de 2002, Juan Luis Cipriani, hizo un llamado a los peruanos a recuperar los valores de la «unidad y la esperanza en el futuro» durante la obsequias del ex presidente Fernando Belaúnde Terry. Al referirse a las «unánimes expresiones de dolor» por el fallecimiento del ex-Presidente peruano, el cardenal señaló que estas muestras de unidad en medio de las actuales tensiones políticas deben marcar «el brote primaveral de las energías espirituales y morales en el Perú con el fin de que caminemos con esperanza».



A esa ceremonia religiosa asistió el presidente Alejandro Toledo, ministros de Estado, congresistas y el expresidente chileno Eduardo Frei. Asimismo, el cardenal Cipriani recordó los momentos que transcurrió con el ex mandatario cuando lo atendió espiritualmente en los últimos momentos de su vida, destacando cómo Fernando Belaúnde se presentó «totalmente desprendido» con «una sencillez que conmovía al sentirse alegre por la proximidad del encuentro con Jesucristo». Finalmente, el Cardenal llamó a los peruanos a que la muestra de unidad en torno a la muerte del ex presidente «sirva de estímulo para vivir la comunión de manera duradera en medio de las dificultades».



El 30 de junio del mismo año, Cipriani defendía la inversión extranjera, afirmando que no debía actuarse como si ésta fuera mala, ni las privatizaciones porque estos procesos «traen un mejoramiento para la población, en especial a los sectores más pobres».



El 6 de julio de 2002, la cadena América Televisión anunció que a partir del 11 de agosto transmitiría, desde las cuatro de la tarde, el espacio Es palabra de Dios con el Cardenal y Arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani.La comunicación se efectuó un día después que Cipriani Thorne señalara, en su homilía dominical, la necesidad de que los medios de comunicación brinden espacios para difundir la palabra de Dios.



El Arzobispo de Lima se quejó por la decisión de América Televisión de suprimir la difusión de la misa dominical que celebra en la Catedral y su reemplazo por el programa cómico «El chavo del ocho». A través de una nota de prensa, América Televisión justificó la suspensión del espacio religioso señalando que «por un cambio en la programación y el relanzamiento de la nueva imagen de la televisora se vienen realizando innovaciones previstas».



Además, el canal lamentó este «impasse involuntario» y dijo que «es muy importante para el pueblo peruano la palabra y mensaje del excelentísimo cardenal Juan Luis Cipriani ...Reconocemos que es muy importante el mensaje del evangelio al católico pueblo peruano, y que todos los medios de comunicación debemos contribuir a su difusión para un Perú mejor». Finalmente, América Televisión afirmó que a lo largo de estas transmisiones— que se efectúan desde hace tres años— han existido impasses que sólo se debieron a problemas de programación sin que existiera algún otro interés de por medio.


JPEG - 32 KB

 
En septiembre de ese mismo año, el Cardenal de Perú, Juan Luis Cipriani calificó de «libertinaje, intolerancia contra la fe católica y un circo montado para el consumo de los medios de comunicación» la actitud de un grupo de manifestantes que protestaban en su contra frente a la Catedral de Lima.



Estudiantes universitarios y gente vinculada a organizaciones no gubernamentales protagonizaron un mitin ante el atrio de la iglesia lanzando gritos y mostrando pancartas en los que acusan a Cipriani de haber estado vinculado al régimen del destituido presidente Alberto Fujimori. “«Cipriani peligroso», «Fujimori asesino, Cipriani lo apoyó», «El lo sabía" señalaban las pancartas en alusión a la matanza que en 1992 perpetró el grupo paramilitar "Colina" contra nueve estudiantes y un profesor de la Universidad "Enrique Guzmán y Valle-La Cantuta». Asimismo, el Arzobispo de Lima lamentó que un centenar de personas «ataquen la catedral» y a «la vista y paciencia de las autoridades y la pasividad de las instituciones que tienen la obligación de mantener el orden público».



Antes de concluir la misa otro sacerdote a voz en cuello salió en defensa de Cipriani y lanzó vivas a favor del cura y la iglesia. A la salida de la misa, hubo el amago de un conato entre feligreses y manifestantes. «Asesino» gritaban algunos mientras los creyentes pedían «respeto al el pastor de Cristo». Dos semanas antes, el ex primer ministro de Fujimori, Alberto Bustamante, había atribuido al ex asesor Vladimiro Montesinos haber comentado que, ocurrido el masivo asesinato, un general consultó a Cipriani sobre dónde podía enterrar los restos.



Sin embargo, las críticas a Cipriani provienen incluso de la propia Iglesia, como lo demuestra la entrevista publicada por La República el 3 de septiembre de 2003, con el sacerdote Juan Julio Wicht, economista y «religioso muy comprometido con la defensa de los derechos humanos». Según Wicht, «El señor Cipriani no es la Iglesia del Perú, es un miembro más. La Iglesia somos todos los católicos». A pregunta expresa, Wicht afirmó: «Con todo respeto que se merece, el señor Juan Luis Cipriani no es la Iglesia del Perú, no es la Iglesia de Lima. Es un miembro muy importante de la Iglesia como pastor de la Arquidiócesis de Lima, pero la Iglesia de Lima somos todos los católicos de la ciudad».



«Se habló de un complot contra el cardenal»



«Complot es un ataque organizado. Pudo haber habido un grupo de personas con objetivos poco claros, pero complot es algo más serio. En lo que hay que tener cuidado es no mezclar la política partidaria con la Iglesia. Hay que separar estos dos campos».



Muchos familiares de víctimas de terrorismo afirman no sentir solidaridad para con el Cardenal. Se le recuerda por esa frase "los derechos humanos son una cojudez".



«Lamentablemente esta opinión de los que han sido víctimas del terrorismo es frecuente porque monseñor Cipriani no se ha destacado en su lucha por los derechos humanos y por la justicia social en el Perú. Pero también debemos respetar sus buenas acciones y esperar que cada vez más él sea conocido sin animosidades en su contra. Sobre todo por la responsabilidad pastoral que él tiene.»



¿También debería sacudirse de la cercanía que tuvo con Alberto Fujimori?



«Creo que convendría que monseñor Cipriani, por el bien de él mismo y por el bien del Iglesia y del país, aclarase muchas cosas que puedan completar la percepción que tiene el país, tanto de él como de su actuación en Ayacucho, mientras fue obispo, y en Lima. Él puede explicarse pero ha preferido mantener una actitud distante, un silencio que cree conveniente conservar, pero me parece que ayudaría mucho que se explique un poco más. Ese es mi deseo».



La «obra de Dios»



Además de muchas y valientes denuncias periodísticas que se han hecho contra actividades ilícitas de personajes del Opus Dei, como los trabajos de Herbert Mujica Rojas acerca del empresario Dionisio Romero Seminario, y al margen de datos particulares sobre exmiembros de ese grupo que actualmente llevan a cabo algún tipo de actividad política y se mantienen parcialmente fieles al conservadurismo católico, hay un cúmulo de datos sobre personajes e instituciones que pertenecen a ese grupo y que pueden hallarse en las publicaciones oficiales de ese grupo, que llegó a Perú hacia 1953 y al que la Santa Sede le confió la prelatura de Yauyos en 1957.



Dicho grupo ha sido acusado de haber estado totalmente integrado a la dictadura. De esas y de otras críticas ha sido defendido por personajes como el nuncio apostólico en Perú y el rector de .la Universidad de Piura, que junto con el Centro Cultural de los Andes, se cuenta entre las principales instituciones del Opus Dei en Perú.



En carta fechada el 24 de abril de 2001 y firmada por el nuncio Rino Passiagato este salía en defensa del Opus Dei ante las críticas de algunos medios de comunicación. Señalaba: «la prelatura del Opus Dei goza de todos los reconocimientos civiles otorgados por el Estado Peruano, en el marco del acuerdo entre la Santa Sede y la República del Perú (artículo III).»



En esa carta pública, el nuncio apostólico defendía al Opus Dei de los “ataques injustos” que recibía de la prensa y exhortaba a los católicos «a respetar a los hermanos miembros de la prelatura del Opus Dei y a su apostolado».



Ante las críticas de que el Opus Dei apoyaba a la dictadura, el rector de la Universidad de Piura, Antonio Mabres, en carta pública señalaba en abril de 2001 que ejemplo de la obra del Opus Dei era la Universidad de Piura, que «nació en el desierto sin apoyo estatal y ...lucha por formar profesionales competentes, íntegros, honestos y con afán de servicio».



Vale la pena notar que, como en otros casos, ese tipo de argumentos son irrelevantes si de lo que se trata es de probar que el Opus Dei no tiene la participación política que se le atribuye, pues esta no excluye el hecho de que ese grupo lleva a cabo obras educativas en diferentes países, pues puede hacer eso y a la vez apoyar las corrientes políticas más conservadoras.





Monseñor Cipriani Thorne a la derechaEn Calle Grande, Perú, el Opus Dei fundó un Instituto Rural, en la ciudad de San Vicente de Cañete, donde el personal del Opus Dei llegó incluso a tener problemas con grupos guerrilleros, que según la versión de dicho personal, volaron algunas de sus instalaciones.



El centro está dedicado a la formación de técnicos ganaderos, quienes pagan en especie, mediante animales o productos agrícolas, la capacitación recibida, además, el centro cuenta con financiamiento proveniente de los gobiernos de España, Japón, la Unión Europea y otros.



Con ese proyecto el Opus Dei busca «formar jóvenes provenientes del medio rural, para que desarrollen una mentalidad empresarial», además, los alumnos reciben «una formación espiritual que les ayuda a vivir con coherencia cristiana; una formación tecnológica que redunda en una mayor productividad; y una formación empresarial, para adaptarse al criterio moderno de la administración y la empresa».



Las publicaciones oficiales del Opus Dei listan los siguientes como algunos de los miembros destacados de ese grupo en Perú, reconocidos oficialmente como tales.



Tatiana Salazar Rodríguez y Teresa Blume Barreto pertenecen a la Asesoría regional del Opus Dei en Perú. Ricardo Hage Fernández y Carlos Lavalle Iriarte pertenecen a la comisión regional de Perú. El asesor espiritual en Perú es César Corcuera García. Vicente Pazos González es defensor del vínculo de la Arquidiócesis de Piura, en Perú. Jorge Gandolfo Vera-Tudela nació en Lima en 1947 y murió en la misma ciudad el 18 de febrero de 1999. Era arquitecto. Pidió la admisión al Opus Dei en 1965. Participó en varios proyectos de este grupo, como la residencia de Los Andes y el club Saeta. Carmen López Díaz nació en Tarma, Perú, en 1950, trabajo en el Instituto Peruano de Seguridad Social, murió en Lima el 6 de febrero de 2000.



Oraciones de los políticos



Por otra parte, el diario Liberación, de Lima, publicó el 31 de enero de 2001 un reportaje titulado Representantesdel Opus Deihancopadoaltoscargos en el Perú, donde se señalaba a Tudela, Altuve y a otros personajes como miembros del Opus Dei.



Identificaba ese reportaje como miembros de dicho grupo a Martha Chávez, y al excanciller Francisco Tudela; «el mismo personaje que en sus años universitarios en la Católica encabezaba un grupo de tendencia fascista y quien le dijo a Alvaro Vargas Llosa que el Perú necesitaba "un Pinochet" para que se efectúe una "limpieza", como miembro del Opus Dei y personaje cercano a Tudela, la publicación mencionaba a Rafael Rey, y añadía que “Este, junto al periodista Arturo SalazarLarraín(tambiénadscrito al Opus), ha hecho suyaslas banderas de la lucha contra los métodos anticonceptivos, a los que parece considerar instrumentos diabólicos. En ese contexto, la distribución y promoción de preservativos, por ejemplo, es para ellos sólo un mecanismo utilizado por grandes empresas transnacionales para vender y experimentar sus productos. Salazar Larraín es defensor de una peculiar tesis, que sostiene que el Perú, en realidad, necesita más pobladores y no un programa de control de la natalidad».



Afirmaba también dicha publicación que: «otros personajes vinculados al grupo fundado por José María Escrivá de Balaguer son los parlamentarios Luis Chang Ching y Cecilia Martínez del Solar», y que «Fernán Altuve Febres, ex integrante de la alianza fujimorista Perú 2000, integra por su parte la Asociación de la Santa Cruz, ente que sería promovido por el Opus Dei».



En lo que concierne a Fernán Altuve Febres cabe añadir que en 2002 era asesor de inteligencia del gobierno venezolano. Arturo Salazar Larráin es una aliado de Ceprofarena, filial del grupo provida Vida Humana Internacional, que tiene sede en Miami y vínculos con personajes como la congresista republicana Ileana Ross. A Rafael Rey, otras fuentes lo identifican también como miembro del Opus Dei; en octubre de 2002, el legislador Rafael Rey propuso incluir en el artículo 2 de la constitución que el no nacido es persona y que por tanto debe prohibirse el aborto igual que la pena de muerte.



La propuesta obtuvo sólo 8 adhesiones. Cecilia Martínez del Solar ascendió vertiginosamente a la tercera posición electoral de Perú 2000, lo cual atribuyeron algunos a la ayuda de Cipriani. Martha Chávez fue vocera de Fujimori y en 2002 se le acusó de haber recibido fondos de Vladimiro Montesinos, por lo que en abril de ese año Fujimori denunció una supuesta persecución en su contra.



Por su parte, Luis Chang Ching fue mencionado por la publicación provida La Cruz de California, en junio de 1997, entre los rehenes que, luego de estar 126 días secuestrados en la casa del embajador Japonés en Lima, experimentaron supuestas conversiones religiosas. Afirma La Cruz de California que «el congresista oficialista Luis Chang Ching....en las diversas entrevistas por televisión apareció siempre con un rosario envuelto en las manos. El rosario le había sido entregado por Mons. Juan Luis Cipriani un día que el Arzobispo, miembro de la Comisión de Garantes, entregó varios objetos religiosos a los rehenes. Según coincidentes testimonios de los ex-rehenes, incluso algunos miembros del MRTA se acercaron a Mons. Cipriani para pedirle alguna estampa de la Virgen.»



Según esa publicación, Chang Ching declaró: «No rezaba el rosario desde la escuela primaria (elemental)...pero en adelante espero seguirlo rezando, porque he aprendido mucho de mi fe gracias a él».



Prosigue La Cruz de California: «No menos sorprendentes fueron las palabras del Ministro de Agricultura Rodolfo Muñante. "Quiero, ante todo, dar gracias a Dios, porque él ha sido la única causa por la que sigo vivo", dijo en una reciente entrevista, en la que reveló que uno de los terroristas del MRTA, apenas iniciada la toma de la embajada, entró a la habitación donde él se encontraba y les apuntó con un fusil de guerra. Después de dudar unos segundos, bajó el arma y regresó a la escalera de la residencia, donde caería abatido por los comandos. "Yo ruego a Dios para que por ese gesto de humanidad, le perdone todas sus culpas", dijo Muñante. Poco antes de la toma de la embajada, el Ministro de Agricultura había decidido separarse de su esposa y sus hijos dado que estos le recriminaban su "adicción al trabajo". Después de la experiencia de la embajada, sin embargo, Muñante volvió decidido a retornar con su familia. "He descubierto que lo mas importante, después de Dios, es la familia", dijo durante una reciente entrevista».



Tudela, quien en ese tiempo era canciller fue uno de los rehenes y de hecho el más conspicuo de ellos. Leemos en La Cruz: «Un drama paralelo había sido vivido por los familiares de los rehenes, especialmente cuando veían que los días pasaban y que una eventual salida militar comenzaba a tomar mas forma. Casi dos meses antes de la intervención militar, Lucila Gutiérrez, esposa del canciller peruano Francisco Tudela, había señalado que "la mayoría de nosotros sabemos y aceptamos que el gobierno no puede estar de acuerdo con las condiciones de los terroristas", "pero esto no cambia el hecho personal, y profundo que queremos, soñamos y esperamos tener a nuestros seres queridos de vuelta en casa", afirmó la señora Gutiérrez, mientras evitaba dejar caer las lágrimas de sus ojos. "Mientras tanto esperamos, deseamos, nos ayudamos unos a otros y rezamos, rezamos en todo momento", añadió».



«En efecto, los familiares de los rehenes y sus amigos habían formado 14 diferentes grupos de oración que se reunían sistemáticamente cada día en diversos puntos de Lima. Uno de los mas activos era el que se reunía en la Parroquia de Nuestra Señora de la Reconciliación, donde Luz María y Mónica, las pequeñas hijas del coronel de la Fuerza Aérea Peruana, Julio Rivera, figuraban entre las más jóvenes. En la época de Navidad, Luz María y Mónica se habían acercado al párroco, mientras su madre rezaba dentro de la Iglesia, para preguntarle si es que era pecado sentir desilusión y algunas veces tanta pena hasta el punto de llorar. La respuesta del párroco fue: incluso la Virgen María, cuando perdió a su hijo, o fue forzada a dejar Egipto, debió haber tenido los mismos sentimientos. "No hay mucho que podamos hacer mas que rezar", afirmaba la señora Rivera durante los días mas duros e inciertos, "pero rezando, sentimos que hacemos muchísimo"».



El mismo coronel Rivera, agotado pero sonriente, se aparecería en la parroquia al día siguiente de su liberación para agradecer las campañas de oración organizadas por el párroco, y también para expresar un compromiso: convertirse en un feligrés activo.



Finalmente, plantea La Cruz: «Una interrogante importante queda abierta sobre el canciller peruano Francisco Tudela, tal vez el rehén mas importante y cuya recuperación en el hospital militar podría llevar un mes. Tudela que de joven había sido un connotado y brillante polemista católico, había declarado algunos meses atrás que su pensamiento "probablemente esta mas cerca de Platón que de Jesucristo". Quienes lo conocen se preguntan si la dura experiencia en la embajada le ha permitido redescubrir la fe de su juventud. Pero probablemente la respuesta la sepan solo sus allegados.»



El material anterior es por demás interesante. En primer lugar, porque viene a confirmar, mediante una fuente declaradamente conservadora, la cercanía de ciertos funcionarios y políticos, identificados también por sus opositores, con personajes y grupos de la derecha católica. Es muy significativa la relación establecida con Cipriani y la existencia de «grupos de oración» formados por ciertos personajes y sus familiares, pues esos grupos suelen servir como células y grupos de reclutamiento y control para la participación posterior en actividades de carácter político religioso. Por otro lado, la maniobra retórica que se usa al presentar dicho material es también bastante obvia: hacer creer a los lectores que los personajes mencionados estaban de alguna manera lejanos del catolicismo y que una experiencia traumática los “convirtió”; en realidad, su historia política contradice esa interpretación.



Edgar González Ruiz