Entradas populares

Páginas vistas en total

sábado, 19 de octubre de 2013

HUMBERTO LAY SOBRE CASO URTECHO

Estimada Hna. Ana Roncal:

Perdone que aproveche su correo para aclarar algunos conceptos vertidos por el Sr. Jesús Lavado en su correo del 10/10 pasado, ya que dicho correo fue enviado con destinatarios ocultos.

El título: "URTECHO PODRÍA SER PROTEGIDO POR SER LA PUNTA DEL ICEBERG", y frases como: "Al parecer, la Comisión de Ética estaría protegiendo al congresista Michael Urtecho" echan sombras sobre la calidad moral de los miembros de la Comisión de Ética Parlamentaria del Congreso y, por consiguiente, de su presidente; lo cual rechazo tajantemente; y pienso que han sido vertidos por no conocer bien el contenido del Informe y las razones que lo motivaron.  Por ello me permito, con todo respeto, aclarar los siguientes puntos:

1.- La Comisión de Ética Parlamentaria sólo ve las faltas éticas cometidas por infracción del Código de Ética del Congreso, y no los delitos que pudiera haber cometido un congresista.  Sólo si encuentra indicios de comisión de delitos o infracciones constitucionales, los informa a la Sub Comisión de Acusaciones Constitucionales, para que hagan su propia investigación e inicien el procedimiento que puede llevar al desafuero.  No es tarea de la Comisión de Ética probar que existieron dichos delitos.  Por otro lado, la Comisión aprobó por unanimidad remitir todo lo actuado al Ministerio Público para que proceda de acuerdo a sus facultades en el aspecto penal de las acciones del Congresista Urtecho, y no sólo "informar" sino presentar una denuncia constitucional contra su persona.

2.- Han habido tres reportajes del programa Cuarto Poder previos al Informe Final aprobado por la Comisión:  La primera el 15 de Setiembre con las denuncias por recorte de sueldos y la construcción de un edificio en Trujillo que evidenciaría enriquecimiento ilícito; la segunda el 22 de Setiembre con una denuncia más de recorte de sueldos y por presuntas irregularidades en las donaciones de sillas de ruedas; y la tercera el 6 de Octubre sobre presuntas facturas falsas y presuntos proveedores "fantasmas".

3. La Comisión acordó el día siguiente -16 de Setiembre- iniciar investigación de oficio sobre la primera denuncia, pero sólo en el aspecto de los presuntos recortes de sueldos, debido a que para investigar sobre la financiación del edificio se requería facultades de Comisión Investigadora para solicitar el levantamiento de secreto bancario y tributario, facultades que no tenemos.  Debido a la semana de representación (23 al 28 de Setiembre), recién el 30 de Setiembre se pudo reunir la Comisión, acordándose iniciar investigación de oficio sobre la segunda denuncia de Cuarto Poder, y se tuvo la audiencia con los testimonios de cuatro de los ex trabajadores denunciantes y los descargos del Congresista Urtecho sobre la primera denuncia.

4.- Dado que a partir de ese día (30 de Setiembre) sólo se contaba con 10 días para emitir el Informe, era absolutamente imposible hacer una investigación sobre los otros delitos como enriquecimiento ilícito, las sillas y las facturas falsas, peculado doloso u otros, sin violentar el debido proceso.  Por ello la decisión unánime de remitir todo lo actuado al Ministerio Público, máxime si se sabía que ya había iniciado una investigación al respecto.  De manera que no es cierto lo que afirma el Sr. Lavado, que "es evidente que la Comisión de Ética ha eludido los temas de fondo que son prácticas comunes en el Congreso de la República...", insinuando con ello una intencionalidad de proteger al congresista Urtecho.  Además, aunque la próxima Comisión podrá iniciar investigación de oficio sobre los temas no tomados en cuenta por la que ha fenecido, no tendría sentido hacerlo porque ya se habrá aplicado la sanción máxima permitida por el Reglamento -suspensión de 120 días sin goce de haber- por faltas éticas.

5.- A lo largo de los dos años que este servidor ha presidido la Comisión de Ética, hemos demostrado total imparcialidad, objetividad y firmeza para recomendar sanciones a congresistas que han infringido el Código de Ética, entre los cuales han habido miembros tanto de la bancada oficialista como de las de oposición, en un número sin precedentes en la historia del Congreso (14 recomendaciones de suspensión), de las cuales el Pleno del Congreso aprobó diez.  Hemos introducido dos principios que han permitido sancionar el falseamiento de las hojas de vida presentadas como candidatos y aún faltas éticas derivadas de otros delitos cometidos antes de ser congresistas, algo nunca hecho antes.

6.- Sí reconozco que en el caso del Congresista Javier Diez Canseco se cometió un error, pero no ha sido de la Secretaría Técnica ni de su Presidente, que recomendaban sólo una amonestación por haber faltado al principio de transparencia.  Fue una decisión política mayoritaria de cuatro miembros de la Comisión, y luego del Pleno, que elevó la sanción a 90 días.  Como Presidente, firmé el Informe "con reservas por no estar de acuerdo con la cuantía de la sanción", y por ello me abstuve de sustentarlo ante el Pleno.  La decisión posterior del Poder Judicial nos dio la razón, pero el daño ya estaba hecho sin poder yo evitarlo.  No cabe duda de que hay muchas cosas que se tienen que corregir en las prácticas del Congreso, comenzando por su Reglamento y el mismo Código de Ética.  Al respecto, estamos trabajando en un proyecto de ley modificando y ampliando el actual.

7.- Permítanme también,  y pidiendo disculpas por la longitud de esta nota, llamar su atención a lo que considero una causa fundamental de lo que ocurre tanto en el Congreso como en todo el aparato estatal:  Estamos viviendo una cultura de corrupción en nuestro país; corrupción que ha invadido todos los ámbitos de la vida ciudadana, como dos encuestas en particular lo revelan:  80% de los peruanos consideran que el Perú es un país corrupto o muy corrupto; y el 70% considera que la corrupción es aceptable o inevitable.  Y como los políticos, gobernantes y congresistas tienen que surgir de esa sociedad enferma de corrupción, ¿qué podemos esperar?  Por ello la necesidad urgente y vital de trabajar todos -y digo todos, no solamente los gobernantes de turno- por cambiar la cultura de corrupción por una cultura de valores, y para ello necesitamos una revolución en la educación, con un mayor énfasis en la educación cívica y política, pero sobre todo en valores.  Y con mayor razón en nuestras iglesias, que lamentablemente también han sufrido algo de la influencia de esa cultura de corrupción.
Finalmente, a todos los que han adquirido conocimiento de la Palabra y de las Ciencias Políticas por encima del común de los mortales, les animo a reflexionar sobre la parábola de Jotam en Jueces 9, y a considerar seriamente si Dios no les estará llamando a dejar la comodidad de su servicio actual, para arriesgarse a entrar en ese terreno "tan peleado y difícil como el político", y aportar con sus valores, principios, conocimientos y talentos, como la higuera, el olivo y la vid de la parábola -árboles que dan fruto-, y no quedarse en el análisis y la crítica, por buenas y necesarias que son, pero dejando que las zarzas sean las que lo hagan, con los resultados que todos lamentamos y que con tanta facilidad criticamos, en nuestra posición de espectadores.

Dios les bendiga.

Ps. Humberto Lay
Congresista de la República
(Por la gracia de Dios)


No hay comentarios:

Publicar un comentario