Entradas populares

Páginas vistas en total

domingo, 16 de agosto de 2009

LIDERAZGO CRISTIANO

MANUAL PARA MAESTROS
"EL LIDERAZGO CRISTIANO"
UN CURSO DEL PROGRAMA “VISIÓN R.E.A.L”
por: ROGER L. SMALLING, D. Min.
Libro de Texto (Requerido Para el Curso)

CONTENIDO

Acerca del autor
El reverendo Roger Smalling ha estado en el ministerio desde 1964, cuando salió como misionero a Europa con una organización misionera independiente. Su experiencia como líder durante su carrera incluye el servicio como líder de campo en Francia, luego en América del Sur como líder de campo y equipo en Ecuador y como director regional asistente para Sudamérica con la misma misión.
Más tarde, mientras servía con la Iglesia Presbiteriana de las Américas en Ecuador, contribuyó en la creación de un exitoso sistema de entrenamiento de líderes para el presbiterio nacional. Este manual es parte de ese sistema.
En este momento, el reverendo Smalling funge en Ministerios en Acción y en el Seminario Internacional de Miami como "Coordinador para Centros de Estudios de la Visión R.E.A.L., para Latinoamérica y el Caribe". Esto incluye el establecimiento y supervisión de centros de entrenamiento de líderes en la región.
Su filosofía de liderazgo
Filosofía del liderazgo del autor
La Biblia enseña UNA SOLA filosofía de liderazgo cristiano. Cristo mismo la modeló y la resumió en Mateo 20. Los principios de servicio y sufrimiento forman la base de la relación del líder con sus subordinados. El líder encarna también la igualdad y el mutuo respeto hacia sus colegas de ministerio.
Este autor es presbiteriano en su teología gubernamental de la iglesia. Es antijerárquico en cuanto a las relaciones entre los ministros. La Escritura y la experiencia revelan que las jerarquías entre los ministros a menudo generan abusos que traen como consecuencia la anulación de la autoridad espiritual de aquellos ordenados al santo oficio.
La filosofía del liderazgo cristiano en el mundo moderno está profundamente afectada por las costumbres jerárquico-administrativas de las corporaciones empresariales. Muchos libros de liderazgo cristiano son solo un remedo de la cultura empresarial estadounidense expresada en lenguaje religioso. Cristianos que han triunfado liderando negocios en el medio secular se imaginan que pueden tener el mismo "éxito" en la iglesia y de esa manera hacer el Reino de Dios eficiente... como que si la eficiencia tuviera mucho valor en el Reino de Dios. Si así fuera, se podría aumentar la de la iglesia, pero a costo de los mismos abusos que existen en los negocios del mundo secular. Con una manera de pensar jerárquica, estos escritores pierden los conceptos cristianos en un laberinto de técnicas administrativas mundanas.
Algunos hombres de negocios me han dicho: "Si yo dirigiera mis negocios de la manera en que usted dirige su iglesia, quebraría en un año". A lo cual contesto: “Si yo dirijo mi iglesia de la manera en que usted dirige su empresa, terminaría con tanta gente santa como los que usted tiene en su empresa”.
Sin embargo, algunas técnicas administrativas son útiles. El autor incluye algunas en cuanto ayudan a establecer buenas relaciones sin ningún tipo de manipulación.
En el reino de Dios el centro de interés son las personas, no los productos.Instrucciones para los maestros
El objetivo de este curso es formar líderes, no llenar las mentes de los estudiantes de nociones sobre el tema. Por tanto, no es autodidáctico. Tampoco es principalmente académico. El maestro maduro debe estar dispuesto a ejercer el papel de mentor de sus estudiantes, no solo de unicador de información.
El número de estudiantes en la clase debe ser pequeño, para permitir el establecimiento de relaciones entre los estudiantes y el maestro. El número ideal sería de ocho a doce estudiantes.
Propósitos del curso
1. Establecer en la mente de los estudiantes el concepto bíblico del líder siervo, contrastándolo con el autoritarismo jerárquico típico de los negocios, gobiernos y algunas instituciones religiosas.
2. Crear en el estudiante un fuerte sentido de integridad, ayudarle a identificar los motivos y emplear los correctos.
3. Identificar y practicar técnicas no manipuladoras para ayudar a sus subordinados a crecer en Cristo.
4. Exponer al estudiante a las técnicas administrativas para liderar.
Un problema cultural
El maestro debe estar consciente de las necesidades especiales de los estudiantes provenientes de culturas hispanas con una historia de dictaduras políticas y religiosas. Tales alumnos nunca han visto modelados los conceptos bíblicos de liderazgo. Así, para ellos, el maestro puede parecerles idealista y poco práctico al presentar esos conceptos. Se requiere mucha paciencia y repetición para inculcar en estos alumnos una nueva forma de proceder.
Texto
El texto para el curso es Liderazgo Cristiano del doctor Smalling. El estudiante deberá leer un capítulo antes de cada clase.
Este manual del maestro contiene breves bosquejos acerca del contenido del libro, pero no lo repite. El maestro también debe leer el libro para poder ver a qué puntos se refiere. Hay números de páginas que se refieren al libro entre paréntesis, junto a los títulos de cada sección.
Lecturas suplementarias de Sanders
Aunque este manual recomienda el uso de Liderazgo Espiritual por Oswald Sanders, el curso no depende del uso de ese texto. El libro de Sanders es excelente para desarrollar el aspecto del carácter del entrenamiento, lo que es central en la formación de líderes. Trata adecuadamente con las motivaciones correctas así como también con los requisitos bíblicos para la vida espiritual del líder. El único problema con el libro de Sanders es que es difícil obtener.
A la obra de Sanders le falta información gerencial práctica y específica que el estudiante necesita para comenzar a practicar el liderazgo en el contexto en el que se desenvuelve. Por tanto, el maestro NO debería enfocarse en el contenido del libro durante las clases. La enseñanza no debe ser una mera revisión del contenido del libro. El maestro debe hacer una breve revisión del contenido general de la lectura enviada como tarea, pero en la clase debería ocuparse mayormente de discutir aplicaciones más concretas. Podría ser una tentación para el maestro depender demasiado de Sanders, pero debe evitarlo. El libro de Sanders se puede obtener en Editorial Portavoz.
El maestro también debe estar consciente de que este curso se superpone a otros dos: Eclesiología y Avivamiento Personal. La naturaleza del curso toca inevitablemente aspectos del gobierno de la Iglesia, especialmente cuando trata asuntos tales como la disciplina o la paridad de los ancianos en la iglesia. De la misma manera, cuando se trata la toma de decisiones, cierto material de Avivamiento Personal cobra relevancia (como la parte de la guía divina). No obstante el maestro debe evitar hacer de la clase una conferencia de eclesiología o vida devocional, aunque debe mencionar estos aspectos brevemente.
Estilo de enseñanza requerido
El curso, por tanto, debe ser lo más práctico posible, tratando con las situaciones y problemas de la vida diaria que el líder encontrará en el contexto de su ministerio.
Debe notarse que las necesidades varían en algún grado según las diferentes clases sociales con las que el líder cristiano trate. El maestro necesitará ser flexible y sensible a esas variables. Por tanto, los planes de las lecciones en general son guías y el maestro puede usar un formato a su juicio, pero sin eliminar el contenido importante.
Finalmente, el maestro debe recordar siempre que esta clase es un entrenamiento en liderazgo y no una enseñanza acerca de liderazgo. El estudiante habrá ganado muy poco si termina el curso con nada más que un aumento de conocimiento en la teoría del liderazgo.
Dinámicas de grupo
Los educadores han descubierto que los “ejercicios en grupo” son instrumentos de enseñanza muy útiles. Se recomienda que el maestro se tome todo el tiempo necesario para los ejercicios, debido a que son divertidos y le dan un ambiente agradable a la clase.
De igual importancia, estos ejercicios le dan al maestro la oportunidad de observar a los estudiantes interactuando entre sí. Sin embargo, el maestro no está obligado a usarlos.
No hay dinámicas al final de cada lección. Se sugiere que el maestro proponga sus propias dinámicas.
Preguntas para discusión
Al final de cada capítulo en el texto, hay unas cuantas preguntas para estimular la sana discusión del tema. El maestro puede utilizarlas para tal fin o asignarlas como tarea.
A veces se encontrarán preguntas para discusión al final de las lecciones de este manual, las cuales no constan en el texto. El maestro las puede utilizar a su discreción.
El manual
Después del curso, el estudiante puede tener una copia del manual si lo desea. De esta manera, dispondrá de una copia del manual para que lo utilice en la preparación de otros.
El profesor puede añadir lo que desee al manual mientras no le quite nada. El examen final se basa en el contenido del libro y el manual. Si un maestro escribe un buen plan de lecciones sugerimos que le mande una copia al doctor Smalling para considerar su posible incorporación en el manual.
Los exámenes
Las pruebas de evaluación cortas al inicio de la clase han sido diseñadas para lograr que los estudiantes lleguen a tiempo. En Latinoamérica, donde se preparó el curso, tenemos un permanente problema con los atrasos. Si los estudiantes son puntuales, el maestro podría eliminar esas pruebas.
Apuntes
Estos son opcionales. El maestro puede repartirlos a los alumnos al comienzo de cada clase con el bosquejo de la conferencia para facilitarle al estudiante su seguimiento. Puede ser de ayuda para estudiantes que no están acostumbrados a tomar apuntes.
Tarea
Al final de cada capítulo del libro de Smalling y del de Sanders, hay una serie de preguntas.
El maestro puede asignar algunas o todas las preguntas para que las contesten durante la semana y las guarden en sus carpetas para que las entreguen al final del curso como un crédito. Esto es para motivar al estudiante a leer el libro detenidamente durante la semana.
Instrucciones para los maestros.

Primera parte: LOS PRINCIPIOS
Lección uno: Sencillez del liderazgo cristiano
Lección dos: La virtud fundamental
Lección tres: La filosofía cristiana del liderazgo
Lección cuatro: Los peligros de la jerarquía
Lección cinco: El gran mito del liderazgo cristiano
Lección seis: La visión
Lección siete: Planificación y metas
Lección ocho: Pensamiento creativo
Lección nueve: Relaciones entre los líderes y la ética ministerial
Segunda parte: LA PRÁCTICA
Lección diez: La comunicación con los subordinados
Lección once: Afirmación positiva
Lección doce: Correcciones y reproches
Lección trece: Los tres martillos
Lección catorce: Cómo tratar con lobos
Lección quince: La gente que causa división
Lección dieciséis: Resolución de conflictos menores
Lección diecisiete: La toma de decisiones
Lección dieciocho: La defensa propia verbal
Tercera parte: EL MENTOR
Lección diecinueve: El corazón del mentor
Lección veinte: ¿Quién es competente para ser mentor?
Lección veintiuno: La labor del mentor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada