Entradas populares

Páginas vistas en total

lunes, 2 de febrero de 2015

FE EN ÉPOCAS DE CORRUPCIÓN

Resultado de imagen para foto de ubaldo tejada
POR: UBALDO TEJADA GUERRERO
A Dios no le gusta los creyentes desarraigados, desconectados de la energía de su cuerpo, aislados de la familia de Dios, sin responsabilidades frente a sus líderes espirituales, Él sabe que así estamos indefensos y sin fuerza para enfrentar a las tácticas del mal, desvestidos sin la armadura de Dios.
Para avanzar en el camino espiritual hacia nuestra "naturaleza nueva", con vinos nuevos, es preciso transformarnos a nosotros mismos. Es imposible que nos libremos de los errores del pasado y de las instituciones que llevan la semilla de la naturaleza vieja, de los odres viejos.
Jesús no ofreció edificar nuestros ministerios, sino su iglesia. El siglo XXI con su individualismo ramplante, sigue creando huérfanos espirituales. Al pueblo de Dios, ÉL no le ha dado espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio, porque siempre es ÉL el que está controlando todo.
En la Biblia, no hay ningún ejemplo de santos solitarios o ermitaños espirituales, aislados de otros creyentes y privados de la comunión, porque para crecer necesitamos algo mas que la Biblia, necesitamos otros creyentes. Creceremos mas rápido y mas fuertes, si aprendemos de los demás y asumimos nuestra responsabilidad como obreros de Cristo.
Tampoco podemos crecer sin una actitud humilde y con una disposición de aprender. Las almas grandes crecen, atravesando tormentas, luchas y tiempos de sufrimiento, pero Dios sigue esperando que nos movamos para poder indicarnos en la dirección que debemos ir, porque no hacer nada, nos será nada grandioso es puro orgullo.
Finalmente, usted no necesita de mas profecías, todo lo que necesita es obedecer la gran comisión. No pierda mas tiempo, Vaya a la tienda y compre la armadura de Dios, y tenga la seguridad de que Jesucristo es el ganador eterno y universal, y tiene un compañero el espíritu santo. Todo ello producirá efectos tremendos en nuestra vida diaria en forma física, mental y espiritual. 
En tiempos de corrupción en el Perú, necesitamos creyentes a tiempo completo, aun en este mundo, porque los creyentes son la iglesia, porque Dios mora en nosotros, somos el templo de ÉL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario