Entradas populares

Páginas vistas en total

sábado, 8 de noviembre de 2014

HACERSE CIUDADANO CRISTIANO

Por: Ubaldo Tejada Guerrero –  Analista Global
jesusenaccion46@gmail.com
Las responsabilidades cristianas, vistas sólo como una ocupación, que principia y termina en si mismas,  desligadas de la práctica con la creación suprema de DIOS: el ser humano, es un cristianismo muerto.
Hacerse ciudadano cristiano es construir ciudadanía, es hacerse consciente de su responsabilidad con los mas pequeñitos de sus hermanos, entendida que no debe existir ni la tranquilidad indolente de mirar desde el balcón, ni la huída; sino, el esfuerzo y la valentía, si queremos que DIOS esté con nosotros.
Lo que es totalmente erróneo, creer que basta saber lo que es intelectualmente cristianismo, con sólo saber que ha a través de la doctrina cristiana, ha descubierto las fuentes de DIOS, para llegar a pensar que somos 
convertidos.
Nadie es cristiano, por el sólo hecho de saber, en que consiste el cristianismo La creación, varón o varona, empieza realmente a  ser cristiano, cuando se hace cristiano, cuando da su vida por los demás, significa  hacerse cristiano. 
Nunca antes, porque la ciudadanía cristiana es servicio a los demás.En la visión cristiana del desarrollo, ésta no se reduce al simple crecimiento económico. Para ser auténtico debe ser integral, es decir, promover a todos los hombres, y a todo el hombre.
Un ciudadano cristiano  no acepta la  separación de la  economía de lo humano. Lo que debe contar es el ser humano, cada ser humano, cada institución de seres humanos;  su país y  hasta la humanidad entera, con el resumen de que nada de la creación debe sernos ajeno. La Biblia desde sus primeras páginas, nos enseña que la creación entera, es para el ser creado por DIOS, por lo que tenemos que aplicar nuestro  esfuerzo 
inteligente para valorizarla y, por decirlo así, poniéndola a su servicio.
Si la tierra ha sido creada, para procurar a cada uno, los medios de subsistencia y los instrumentos de su progreso, todo ser humano tiene el derecho de encontrar en ella lo que necesita, sin ninguna exclusión.
DIOS  ha destinado la tierra, y todo lo que en ella se contiene, para uso de todos los seres humanos y de todos los pueblos, de modo que los bienes creados, deben llegar a todos en forma justa, según la regla de la justicia, inseparable de la caridad.
Todos los  demás derechos establecidos en el mundo, sean los que sean,comprendidos en ellos, los de propiedad y libre comercio, a ellos están subordinados; no deben estorbar, antes al contrario, facilitar su realización, por lo que hacerse cristiano  como un deber social grave y urgente, es hacerlos volver a su finalidad primera de su creación: amar al prójimo.
Un principio fundamental es que lo que damos a los pobres, le damos porque les pertenece, porque lo que ha sido dado para uso de todos,  nosotros nos lo hemos apropiado, por lo que no aceptamos balanzas y pesas injustas.
En resumen la tierra ha sido dada para todo el mundo y no solamente para los ricos. Es decir, que la propiedad privada no constituye para nadie un derecho incondicional y absoluto.  Una ciudadanía cristiana entiende que un humanismo cerrado, impenetrable a los valores del espíritu de DIOS, que es la 
fuente de ellos, podría aparentemente triunfar, pero al fin y al cabo, sin DIOS no puede menos que organizarla contra la creación suprema.
Al final hacerse ciudadano cristiano (varón o varona)  es edificación frente a toda inacción y deserción en la gran contienda contra las potestades de éste siglo; en la puesta en peligro de nuestra alma y la propia creación de DIOS. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario