Entradas populares

Páginas vistas en total

martes, 29 de enero de 2013

LA OLA EVANGÉLICA

Uno de cada diez peruanos profesa alguna creencia evangélica, al punto que ya se puede hablar, con propiedad, de una segunda religión en el país.


Por Enrique Patriau

No debe superar los veinte años. Se llama Mario y renunció a la religión católica para irse con los evangélicos. ¿Que por qué lo hizo? "Cuestión de feeling", dice algo molesto porque lo hemos interrumpido en plena oración, en el momento más íntimo, cuando ponía su cara de contrito.

En el estrado el pastor Aguayo se mueve de un lado a lado con un micrófono en mano. Pide rezar por Manuel. "Nos han pedido elevar nuestras oraciones por Manuel, él es un niño fronterizo, ¿ustedes saben lo que es un fronterizo? Entonces oremos todos juntos para que Dios, que todo lo puede, lo cure". A nuestro lado, un creyente ha comenzado a llorar, en silencio.


Es pasado el mediodía del último domingo y el auditorio de la iglesia evangélica "Camino de Vida" es una olla a presión, un lugar efervescente como pastilla de Alka-Seltzer diluyéndose en un vaso de agua. Se trata del tercer servicio (el equivalente a misa en la religión católica) del día, todos repletos.

La sobrecogedora ceremonia, suma de emocionadas plegarias de un público ferviente y entregado, lleva cerca de una hora. Y mientras el coro acompañado por una banda de músicos canta aquello de que Dios es amor, el pastor Aguayo realiza un llamado a los fieles: "Queremos comprar este local". La donación voluntaria por persona: de cien a quinientos dólares. Amén, hermanos.

"Camino de Vida" es dirigida por el pastor Robert Barriger. Nacido en Estados Unidos, abandonó sus aspiraciones de convertirse en surfista profesional para venir a predicar al Perú en 1983. Y piensa morir aquí. "Nosotros seguimos a la Biblia. Nuestro mensaje es Cristo", declara para Domingo mientras se toma un capuchino con crema.

"Camino de Vida", ubicada en una zona de clase media alta, en Santiago de Surco, es solamente una de las 17,313 iglesias de su tipo que existen en el país, según un informe estadístico elaborado por el equipo evangélico de investigación "Perú para Cristo". El número es más sorprendente si consideramos que diez años atrás no llegaban a 10,000, lo que habla de un crecimiento sostenido. No es el único indicador. De hecho, las cifras que presentamos a continuación revelan una explosión impresionante del evangelismo.

Numerito manda



De acuerdo con el censo de 1972 los evangélicos eran el 2,5 por ciento. Para 1981 llegaron al 5 por ciento, en 1993 al 7,3 por ciento y actualmente se calcula que superan el 13 por ciento según "Perú para Cristo".

"En otras palabras, uno de cada siete peruanos es evangélico", declara el pastor Carlos Jara, presidente del Concilio Nacional Evangélico del Perú (Conep).

Jara calcula que anualmente la iglesia evangélica recibe a unos 200,000 cristianos decepcionados de la Iglesia Católica que buscan nuevas experiencias, "y que demandan, sobre todo, conocer a Jesucristo". Si las proyecciones se mantienen, Jara estima, muy optimista, que dentro de unos 10 años el 30 por ciento de los peruanos será evangélico.

El movimiento llegó al Perú a finales del siglo XIX. En sus inicios, además de reducido, tenía presencia solamente en provincias, pero creció de manera exponencial gracias a la eficiente campaña de difusión emprendida en América Latina durante la década de los sesentas. Por eso no extraña que el 92 por ciento de las iglesias evangélicas peruanas se haya fundado a partir de esa época.


"El éxito de los evangélicos y de los demás grupos no católicos ha sido descomunal. Por el contrario, la Iglesia Católica ha perdido mucho terreno", admite el teólogo José Luis Pérez Guadalupe. Sin embargo, cree que la "trepada" llegará a su techo. "Ser iglesia de minoría les favorece, pero cuando ser evangélico pase de moda sufrirán un inevitable desgaste", advierte. Mientras tanto, el movimiento evangélico seguirá alimentándose del catolicismo. Y con apetito voraz.

¿Y la Iglesia Católica?

Claudio Zola se hizo católico por influencia de su madre "a la que siempre le decía sí". De joven, afirma, iba de juerga en juerga, hasta que Alicia, fiel compañera de sábados por la noche en Keops, huachafa discoteca en forma de pirámide, lo invitó a "encontrar a Cristo". Al principio, ni caso, porque la tildaba de "recrazy". Después terminó cediendo.

Zola, de 35 años, dirige la iglesia "Campeones para Cristo". Con su dejo inconfundible de pastor tipo Club 700 señala que convertirse en evangélico es lo mejor que le pudo ocurrir en la vida. Al igual que él, miles de católicos han hallado en el evangelismo la respuesta a sus aspiraciones.

El teólogo Pérez Guadalupe considera que el creyente católico que abandona su iglesia y migra hacia el evangelismo (o cualquier otro grupo) busca tres cosas principalmente: "una experiencia más intensa que los acerca a un Cristo vivo, un sentimiento de pertenencia a una comunidad religiosa y una formación doctrinal que los impulsa a profundizar en su fe, estudiando, viviendo y compartiendo lo que les dice las escrituras".

Lo anterior significa que el catolicismo ha fallado en retener a sus fieles. Y así lo admite el secretario general de la Conferencia Episcopal monseñor Juan José Larrañeta.

En conversación telefónica desde Puerto Maldonado, en donde es obispo, Larrañeta precisa que "sí preocupa" el ascenso del evangelismo en detrimento del catolicismo, aunque no tanto como el ateísmo y el agnosticismo.

"Hay tres razones –explica– para este fenómeno: las personas poco cultivadas pueden llegar a ser pastores y eso atrae a más gente. En los actos litúrgicos el evangélico disfruta de una participación más activa y, finalmente, la Iglesia Católica no tiene el alcance que debería, esto es, fallamos en la atención directa a los creyentes".

Respecto de lo último, las comparaciones siempre son odiosas pero necesarias. Las estadísticas indican que solamente el cinco de cada cien peruanos van a misa regularmente. Y de aumentar ese minúsculo promedio se crearía un problema adicional porque apenas hay un sacerdote por cada 10,000 católicos. En cambio, hay un pastor por cada 300 evangélicos. Competir en esas condiciones es muy complicado.

"Tampoco se crea que la bonanza del evangelismo es exclusividad peruana. En Brasil alcanza al 20 por ciento de la población y en Chile al 15. Con decir que en este país se celebran dos Te deum y que en las cárceles hay un capellán mayor de la Iglesia Católica y un capellán mayor de la Iglesia Evangélica", declara por su parte Pérez Guadalupe. Así, Perú forma parte de esta ola de renovación espiritual que no da signos, por el momento, de detenerse. Santos evangélicos, Batman.

Diferencias entre los no católicos

Suelen meter a todos en un solo saco, pero entre evangélicos y los demás grupos no católicos existen claros distingos.

GruposTipo de prédicaDifusiónLiturgiaPoblaciónEvangélicosCristo en el centro. Testimonios personales de conversión. Se basan solamente en la Biblia. Testimonios personales y campañas de evangelización. No van de casa en casa.Alegre, emotiva, con mucha participación de los fieles. 3’716,247*AdventistasPredican a Cristo. Aparte de la Biblia, usan las revelaciones de Elena White, fundadora de la Iglesia Adventista del Sétimo Día. Testimonios personales y campañas de evangelización. No van de casa en casa. Similar a la evangélica.527,000 (aprox.)IsraelitasPredican a “Jesús Cristo” y a “Ezequiel Cristo”. Se basan en las interpretaciones de Ezequiel sobre la Biblia. Testimonios a parientes y paisanos. Campañas de evangelización en mercados y centros agrarios. No van de casa en casa. Muy ritual. Tienen canciones a ritmo de huaino. 200,000 (aprox.)Testigos de JehováTienen su propia doctrina.Van de casa en casa. Formal y muy poco emotiva. 78,000 (aprox.)MormonesTienen su propia doctrina. Van de casa en casa. Formal y muy poco emotiva.50,000 (aprox.)

Cifras

2,442 iglesias evangélicas hay actualmente en Lima. En 1989 apenas llegaban a 962.
1,767 iglesias pertenecen solamente a Lima metropolitana.
58 iglesias hay en Madre de Dios, departamento con menor población evangélica en el Perú.





No hay comentarios:

Publicar un comentario