Entradas populares

Páginas vistas en total

viernes, 21 de diciembre de 2012

Palabras en la Navidad 2012



Autor/a: Francisco Rodés  Print Friendly

Francisco Rodés González

Francisco Rodés González, Pastor Bautista de Cuba. Profesor en el Seminario Evangélico de Teología de Matanzas y Director del Centro Kairós, para las Artes, la Liturgia y el Servicio Social.

Buenas Noches. Nuevamente nos reunimos convocados por la música y la poesía en una celebración navideña más. Tradición, recuerdos del hogar, la inocente alegría de un pasado que retorna desde la nostalgia de los tiempos idos. Algunos dirán que es simplemente un bello folklore del mundo occidental.

Yo me atrevo a afirmar que hay de todo esto, pero un poco más. Decía nuestro José Martí en la presentación del libro “Ismaelillo”, dedicado a su hijo, ¨Hijo, espantado de todo, me refugio en ti. Tengo fe en el mejoramiento humano, en la vida futura, en la utilidad de la virtud y en ti¨.

Nos identificamos con el Apóstol, para decir que también hoy nos refugiamos en el niño de Belén, porque estamos espantados de todo este mundo de violencia, de increíbles desigualdades, de suicida destrucción del medio ambiente, de insensibilidad hacia los desvalidos, de hipocresías y mentiras transmitidas por todos los medios. Estamos aquí porque nosotros reconocemos que hemos perdido la inocencia, hemos perdido la pureza y la ternura. Nos hemos endurecido con la realidad de un mundo egoísta y materialista. Estamos aquí porque anhelamos el sueño de un mundo distinto. Estamos aquí porque necesitamos vivir con un poco de esperanza en un mañana diferente.

Hoy no se habla de otra cosa en el mundo que lo que el Calendario Maya ha señalado para ocurrir dentro de 48 horas. No es que se vaya a acabar el mundo, sino que este mundo entrará en una nueva era de cambios, tal vez un nuevo tiempo de armonía universal. Las grandes religiones ancestrales coinciden también en que habrán de ocurrir grandes cambios universales. Nuestra fe judeo-cristiana coincide con estas expectativas. Los antiguos profetas de Israel hablaron de esa era en que las espadas se convertirán en instrumentos para labrar la tierra. Hablaron de un mundo de paz y de armonía en el lenguaje que sólo la poesía puede expresar, dijeron, ¨morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará¨.

Bellas imágenes de un universo sin violencia ni depredadores de la naturaleza, sin dominación de unos pueblos por otros, sin temores a ataques terroristas, ni escuelas atacadas por locos asesinos, como ha ocurrido recientemente en Estados Unidos. La paz tendrá el gobierno de nuestro mundo. El amor y la ternura reinarán sobre la tierra. Desaparecerán como fósiles de otras eras los arsenales de bombas atómicas y misiles.

Esta es el sueño que celebramos hoy con cantos y villancicos inocentes. Esta es la esperanza que nunca muere. Vivamos y abramos nuestro corazón al Príncipe de Paz, al que vino a decirnos ¨amaos unos a otros¨, si ¨tu enemigo tuviere sed, dale de beber, si tuviere hambre dale de comer¨, ese es el mensaje, más allá del folklore y del árbol navideño. Esta es la fe en el futuro, en el mejoramiento humano, en la virtud, como dijera Martí. Dios bendiga nuestra nación, que reine en ella la paz.

Gocémonos en esta esperanza y en este sueño, disfrutemos de este programa salido del amor de las comunidades de fe de nuestra ciudad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario